23 de marzo de 2017 | Actualizado: Jueves a las 11:00
Especialidades > Dermatología

Mantener el equilibrio en la densidad celular evita casos de cáncer de piel

Comprender cómo se regula la densidad celular de forma natural es fundamental para tratar el cáncer de piel

Jody Rosenblatt, investigadora del Huntsman Cancer Institute.
Mantener el equilibrio en la densidad celular evita casos de cáncer de piel
Redacción
Viernes, 17 de febrero de 2017, a las 13:20
Un estudio publicado en la revista Nature firmado por investigadores del Huntsman Cancer Institute (HCI) de la Universidad de Utah muestra como las células de la piel se regulan para mantener un número constante entre división y muerte de células. Las células se regulan de forma muy rápida y es importante que mantengan una densidad celular sana. Para que esto suceda, el mismo número de células debe dividirse y morir.  Sin embargo, si este equilibrio se rompe, se pueden producir inflamaciones o cánceres en la piel.
 
El 90% de los cánceres se desarrolla en los tejidos celulares que envuelven los órganos. Entender cómo se regula la división celular y la muerte de las células y ver como esos procesos están conectados, es imprescindible para estudiar la formación del cáncer, según los investigadores. Hasta el momento no se había estudiado cómo estos procesos se producen de forma natural.
 
“Las células se dividen en zonas dispersas”

 
La investigadora en el HCI, Jody Rosenblatt, explica que “lo que hemos descubierto se reduce a principios muy simples. Todo tiene que ver con la tensión mecánica. Si las células que forman el tejido de la piel están muy agrupadas, mueren; en cambio, cuando están en zonas dispersas, se dividen, para crear un tejido con la densidad adecuada”. Rosenblatt describe que para probar que esto sucede así “expandimos células y conseguimos que se dividieran en solo una hora”.
 
Rosenblatt cree que entender cómo se dividen estas células, permite a los especialistas tener una mayor visión sobre cómo se reproducen las células cuando no deben, como en casos de cáncer de piel. “Estamos investigando otras formas en que los procesos pueden salir mal, especialmente en enfermedades para las que no tenemos tratamiento como la metástasis”.
 
El termostato celular: Piezo 1
 
Además, el equipo de Ronseblatt ha identificado qué proteína está detrás de la multiplicación y la muerte de las células. Se trata de la Piezo 1 que Rosenblatt describe “como un termostato, regulando dos caras”. “Tiene sentido que sea una sola proteína la que regule la agrupación o dispersión de las células de la piel, ya que así se puede mantener el equilibrio”, explica la investigadora.