17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

En 2015 se hicieron 115 revisiones sistemáticas de Dermatología

Responden a preguntas importantes en la práctica clínica revisando la literatura y la información más fiable

Ignacio García Doval, miembro de la AEDV.
En 2015 se hicieron 115 revisiones sistemáticas de Dermatología
mié 21 septiembre 2016. 18.20H
Redacción
Las revisiones sistemáticas son una parte muy importante en el campo de la medicina, porque permiten resumir los conocimientos sobre un tema de forma que los pacientes reciban el mejor tratamiento posible. La Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) ha celebrado su V Curso de Revisiones Sistemáticas, para tratar de dar respuestas a preguntas importantes en la práctica clínica, revisando la literatura con un método reproducible y seleccionando la información más fiable.

Las revisiones sistemáticas son una forma de investigación que puede hacerse desde cualquier sitio y que es especialmente útil para asegurar que la información que la AEDV aporte sea fiable, incide Ignacio García Doval, miembro de la AEDV. Además, conocer el método de realización de las revisiones sistemáticas también ayuda a realizar Guías de Práctica Clínica. Hasta hoy, unos 100 académicos han realizado el curso y las evaluaciones del mismo suelen ser muy positivas, asegura el especialista.

Al año se publican incalculables artículos científicos acerca de diferentes temas médicos, por lo que es bueno profundizar y confirmar que no se duplique la información, observando y sintetizando los datos con el fin de avanzar para resolver problemas de salud. Así, las revisiones sistemáticas permiten mejorar el tratamiento de los pacientes e indican cuáles son las investigaciones que hacen falta para mejorar el tratamiento futuro. García Doval matiza que “en el año 2015 se hicieron aproximadamente 115 revisiones sistemáticas de dermatología en todo el mundo”.

En este curso se han abordado los fundamentos de esta temática, así como si son mejor las búsquedas de información en la clínica, la revisión sistemática o la guía de práctica clínica; el riesgo de sesgo y sus herramientas para sintetizar y graduar la evidencia; o el análisis cuantitativo.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.