23 de julio de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Dermatología

Dos dermatólogas de Valme, premiadas por su trabajo en tumores cutáneos

La Sección Andaluza de la AEDV distingue al centro sevillano por su abordaje del cáncer de piel en pacientes seniles

La residente en Dermatología, Sandra Cases, y la responsable de la Unidad de Oncología Cutánea del Hospital de Valme, Amalia Pérez Gil.
Dos dermatólogas de Valme, premiadas por su trabajo en tumores cutáneos
Redacción
Miércoles, 03 de mayo de 2017, a las 17:40
Profesionales de la Unidad de Oncología Cutánea del Hospital Universitario de Valme han recibido el premio al Mejor Caso Clínico que se otorga en la Reunión Andaluza de Dermatología por un trabajo que aborda el cáncer cutáneo no melanoma en pacientes seniles. Por segundo año consecutivo, la sección andaluza de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) distingue al centro con este galardón.

Además del melanoma, el cáncer más agresivo de la piel, existen otros tipos de tumores cutáneos como el carcinoma escamoso, carcinoma basocelular y carcinoma de células de Merkel. El aumento de la esperanza de vida ha comportado un incremento del número de casos, siendo la edad y la exposición solar crónica sus principales factores de riesgo. En este marco, los dermatólogos consideran un reto el manejo terapéutico de los pacientes afectados con edades extremas.

El trabajo galardonado, realizado por la responsable de la Unidad de Oncología Cutánea del Hospital de Valme, Amalia Pérez Gil, y la residente de Dermatología, Sandra Cases, reúne a una serie de diez casos de pacientes en edad avanzada y con diagnóstico de cáncer cutáneo no melanoma, localmente avanzado, atendidos en los últimos cinco años en este centro sevillano.

Aunque la primera opción para el abordaje de este tipo de tumores es la cirugía, las profesionales destacan que existen factores limitantes que la descartan, como la edad (edad media de la muestra en torno a los 88 años), las pluripatologías asociadas y el estadío del tumor en el momento del diagnóstico. Por ello, las especialistas optan por terapias de segunda línea con un objetivo quimiorreductor y paliativo, como la radioterapia, terapias dirigidas, tratamientos intralesionales y curas locales.

Guías clínicas de abordaje insuficientes

Debido a que este tipo de terapias están asociadas a recaídas a largo plazo de estos pacientes, las dermatólogas reclaman la necesidad de un protocolo con criterios de evidencia científica. "Nos encontramos con situaciones desoladoras donde las guías clínicas actuales son insuficientes; de ahí la necesidad de un protocolo que incluya el manejo multidisciplinar de los casos y una individualización terapéutica para la mejora de la calidad de vida de los afectados", incide la experta galardonada Pérez Gil.