11 de diciembre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Especialidades > Dermatología

¿Los tatuajes inteligentes serán parte del futuro de la Medicina?

El científico Donís Muñoz se muestra precavido ante esta técnica

El dermatólogo valenciano, Donís Muñoz.
¿Los tatuajes inteligentes serán parte del futuro de la Medicina?
Nacho Cortés
Lunes, 03 de julio de 2017, a las 09:30
La biotecnología avanza a pasos de gigante. En algunas especialidades médicas ya se aplican nuevas técnicas fruto del arduo trabajo de investigación científico y empiezan a probarse prototipos de gadgets para el tratamiento de enfermedades cardíacas, cardiovasculares o neurodegenerativas. Ahora, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la Escuela Médica de Harvard se suman a esta oleada tecnológica presentando su propuesta de tatuajes inteligentes.

Los científicos norteamericanos se han puesto como reto crear, mediante un tipo especial de tinta compuesta por biosensores líquidos, tatuajes que cambian de color respondiendo a los diferentes parámetros y reacciones del organismo. Hasta ahora, eran escasas las aplicaciones de los tatuajes en la medicina. Lo más cercano ha sido un sello corporal especial para diabéticos y epilépticos que advierte a los profesionales médicos de que el enfermo padece alguna de estas patologías con el fin de actuar correctamente en caso de emergencia.

El primer prototipo de biotatuajes se ha realizado con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los diabéticos. Así, se espera que puedan llegar a sustituir los pinchazos diarios para medir su nivel de azúcar en sangre por estos tatuajes inteligentes que cambian de color. El sensor del pH está indicado entre el púrpura y el rosa, el de glucosa entre azul y marrón y, finalmente, el del sodio y un segundo nivel de pH lucen con una intensidad diferente bajo una luz ultravioleta.

¿Es esto realmente aplicable en el futuro? El dermatólogo valenciano y experto en tatuajes, Donís Muñoz, se muestra reticente frente a este tipo de iniciativas: "Se trata de algo muy futurible y del que se desconoce todavía su efectividad o su posible desarrollo en el tiempo. Aún así, hay que tener en cuenta que es un proyecto positivo porque cosas como estas nos están advirtiendo de que la medicina está viviendo una auténtica revolución gracias a la biotecnología", asegura Muñoz.

El especialista confía en que durante los próximos años se vivan "cambios espectaculares" que permitan crear medidas menos invasivas en enfermedades como la diabetes y deja la puerta abierta a que la piel pueda ser un canal acorde para ello. Todavía se están dando los primeros pasos, ya que las pruebas preliminares de estos biotatuajes se han llevado a cabo en muestras de tejidos de piel de cerdo (muy parecida a la humana). 

Los investigadores persiguen la idea de usar el cuerpo humano de manera interactiva con respecto a la salud de las personas y permitir la posibilidad de controlar, teniendo en cuenta una serie de parámetros, su estado. De momento, habrá que esperar pues todavía no están previstos ensayos clínicos con humanos.