Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 09:15
Conocimiento > Derecho

Una falsa intoxicación alimenticia llega a lo penal por primera vez

Los demandantes pretendían recuperar el dinero de sus vacaciones acusando al touroperador de una falsa indigestión

Corte judicial de Liverpool.
Una falsa intoxicación alimenticia llega a lo penal por primera vez
Redacción
Martes, 18 de julio de 2017, a las 15:50
Una familia británica ha sido acusada de mentir acerca de haber sufrido una enfermedad durante sus vacaciones en Mallorca, por la que reclamaban 52.000 libras (58.720,3 euros) a Thomas Cook, y se enfrentan a una posible pena de cárcel, según ha publicado el medio británico 'The Sun'.

Se trata de en un nuevo caso de falsa denuncia por enfermedad en algún destino vacacional español que la justicia del Reino Unido rechaza, tras el caso de la familia que denunció una falsa intoxicación en un hotel en Canarias, pero es la primera vez que alguien se presenta ante un tribunal penal en el Reino Unido acusado de una falsa reclamación por enfermedad durante sus vacaciones. Los demandantes se enfrentan a una posible pena de cárcel de entre 18 meses y seis años de prisión si son declarados culpables de intento de fraude.
Intoxicación alimenticia en Mallorca

La pareja, Deborah Briton y Paul Roberts, presentó varias reclamaciones, para ellos y dos de sus hijos, en las que alegaban haber sufrido una intoxicación alimenticia en sus vacaciones en Mallorca. Además, una de las hijas de la familia, Charlene Briton, de 30 años, presentó otra demanda similar para ella y su hija tras las vacaciones que pasaron en 2016 en la isla balear. Las tres personas acudieron la pasada semana a una vista preliminar ante la corte judicial de Liverpool, donde se declararon inocentes de seis cargos de fraude, según informó 'The Sun'.

Primer caso por la vía penal

Se trata de la primera vez que alguien se presenta ante un tribunal penal en el Reino Unido acusado de una falsa reclamación por enfermedad durante sus vacaciones, ya que la sentencia que condenó a la pareja que veraneó en Gran Canaria fue por la vía civil y se saldó con una multa contra los propios demandantes.

El juez de distrito Andrew Shaw ha comunicado a los acusados que remitirá el caso al Tribunal Superior de lo Penal para su juicio dado que las acusaciones representan un "fraude sofisticado con un valor relativamente alto de dinero reclamado". A los acusados se les ha impuesto una fianza, a la espera del juicio, que se celebrará el próximo 10 de agosto.

Segunda victoria para el touroperador

La semana pasada otra pareja británica fue condenada a indemnizar con 3.744 libras (4.188,2 euros) a Thomas Cook después de un juez del Liverpool (Inglaterra) desestimara una falsa reclamación por enfermedad sufrida por los turistas en sus vacaciones en un hotel de Canarias en 2013.

La pareja, Julie Lavelle y Michael McIntyre, reclamó una indemnización de 10.000 libras (11.186,5 euros) por una supuesta intoxicación que sufrieron ellos y sus dos hijos en España culpando a la mala comida e higiene de su hotel en Gran Canaria y alegando que sus síntomas continuaron después de haber regresado a Reino Unido. El juez desestimó la denuncia y concluyó que no había pruebas creíbles de que ellos o sus dos hijos hubieran sufrido tal intoxicación en sus vacaciones en Gran Canarias.