Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 10:50
Conocimiento > Derecho

Tres condenados por amenazar con “rajar” y agredir a un equipo médico

El juzgado de lo Penal número 15 de Sevilla califica de atentado los delitos que sucedieron en un centro de AP en 2010

Exteriores de los juzgados de Sevilla.
Tres condenados por amenazar con “rajar” y agredir a un equipo médico
Redacción
Miércoles, 18 de octubre de 2017, a las 09:15
La magistrada del juzgado de lo Penal número 15 de Sevilla ha condenado, en sentencia firme, a los tres individuos que atacaron, en noviembre de 2013, a seis profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en el centro de Atención Primaria Pino Montano B.

Según cuenta Diario de Sevilla, la sentencia refleja como delito de atentado la agresión que protagonizaron tres personas, miembros de una misma familia, contra el equipo médico del centro de salud Pino Montano B. Todos ellos sufrieron lesiones de diferente consideración.

La magistrada considera probada la agresión y condena a los agresores a tres meses de prisión y una multa; 15 meses por delito de atentado, delitos de lesiones, amenazas y desórdenes públicos; y 15 meses por delitos de atentado, lesiones y desórdenes públicos. Los agresores tienen que indemnizar a las víctimas.

Los tres condenados, junto a otros familiares, llegaron centro de salud para solicitar asistencia urgente para uno de ellos, que se encontraba con síntomas de intoxicación etílica aguda. Según recoge la sentencia, "el celador les condujo hasta una camilla" y, tras colocarse el paciente, lanzó las primeras amenazas "como le pase algo, te mato"; "como llames a la Policía, te mato".

Una vez en la sala de Observación, una doctora y una enfermera recibieron los insultos de dos acusados "os vamos a rajar a todos", al pedirles que salieran de la sala, uno de los condenados se dirigió directamente a otro médico para amenazarle con ser el primero al que iba a "rajar", para acto seguido propinarle un fuerte puñetazo en el rostro llegando incluso a romper las gafas que llevaba el galeno.

Un enfermero sufrió una contusión craneal por un golpe en la nuca; una enfermera, varias policontusiones y hematomas; y otra enfermera sufrió una contractura cervical. Los dos médicos sufrieron policontusiones; y el celador, un cuadro de ansiedad.