22 de febrero de 2018 | Actualizado: Jueves a las 09:20
Conocimiento > Derecho

Revolución del sistema de datos en los pequeños y medianos hospitales

Estos centros tendrán que adaptar su funcionamiento con la nueva normativa de protección de datos

José Amérigo, Ricardo De Lorenzo, Miguel Geijo, Mar España, José Luis Piñar y Óscar Castro.
Revolución del sistema de datos en los pequeños y medianos hospitales
Joana Huertas
Jueves, 19 de octubre de 2017, a las 17:50
La nueva regulación en materia de protección de datos cambiará la manera de gestionar en pequeños y medianos hospitales, ya que, y a diferencia de los grandes centros, tendrán que modificar su estructura de funcionamiento, de manera obligatoria, tras su aplicación a partir del 25 de mayo de 2018.

Así lo ha indicado el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Odontólogos y Estomatólogos de España, Óscar Castro, durante la celebración del XXIV Congreso Nacional de Derecho Sanitario, donde se ha abordado el futuro de este nuevo reglamento europeo, así como sus obligaciones y sanciones en el sistema sanitario español.

Según ha destacado Castro, esta nueva normativa 'blinda' aún más los datos clínicos de los pacientes (bien sea la entrada al hospital, una operación o una prueba diagnóstica) y, además, “se configura como una condición del paciente para oponerse a la utilización de sus datos clínicos de manera diferente al objeto inicial”. Sin embargo, y como ha manifestado, no todos los centros sanitarios se podrán adaptar rápidamente, ya que algunos tendrán que cambiar sus sistemas de gestión para aplicarla.

No afecta a los datos de los fallecidos

Por su parte, José Luis Piñar, catedrático de Derecho Administrativo y presidente de la Sección de Derecho Público de la Comisión General de Codificación y titular de la Cátedra 'Google de Privacidad, Sociedad e Innovación', ha abordado el alcance esta normativa y a qué tipo de pacientes afecta o no. En este sentido, y según Piñar, la nueva ley de protección de datos solo afectará a la información relativa a pacientes vivos y de manera individual, por lo que quedan excluidos los fallecidos y las personas jurídicas.

“Con la nueva ley, España tiene un nuevo modelo de privacidad en materia de datos, ya que ofrece protección más allá del territorio nacional y de la Unión Europea, donde el usuario tiene que tener una responsabilidad proactiva y contará con un registro de actividades de tratamiento”, ha manifestado.

Delegado de protección de datos, nuevo perfil en sanidad

Por otro lado, José Amérigo, secretario general técnico del Ministerio de Justicia, ha ahondado sobre las características jurídicas que tiene esta futura normativa, así como los diferentes reglamentos de los que parte. Según ha asegurado, el reglamento de protección de datos es “un derecho fundamental”, reglado en la directiva europea 2016/679 y que lleva integrado en el ordenamiento jurídico español desde el pasado 25 de mayo, pero no será hasta un año después cuando empiece a aplicarse.

Hasta que llegue ese día, este reglamento aún está en pendiente de trámite en el Consejo de Estado (se espera que sea en octubre), para posteriormente pase, de segunda vuelta, por Consejo de Ministros y por el Parlamento.

Esta normativa contempla, además, una nueva figura que será esencial (y obligatoria) en el sistema sanitario español: el delegado de protección de datos, dependiente de la Agencia Española de Protección de Datos, que se encargará de vigilar que se aplican correctamente la normativa en datos especialmente protegidos (salvo que concurra el consentimiento explícito, protección de intereses vitales, o información sobre Medicina Preventiva...)

“Será un perfil clave en cada consulta médica y hospital de este país”, ha resaltado Mar España, directora de la Agencia Española de Protección de Datos, durante su intervención en este congreso. La experta considera que la protección de datos es esencial a nivel general, pero especialmente en el ámbito sanitario, ya que es “su clientela”. “Esta herramienta, independientemente del coste que tenga, le dará tranquilidad, ya que si datos tan sensibles como los que afectan a la salud se publican, su reputación saltaría por los aires”. 

Un momento de la mesa de debate celebrada en el Colegio de Médicos de Madrid.