Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Conocimiento > Derecho

Piden un año de inhabilitación a un MIR que no detectó una fractura nasal

La Fiscalía pide además una multa de 2.430 euros

Exteriores del Hospital Reina Sofia de Córdoba.
Piden un año de inhabilitación a un MIR que no detectó una fractura nasal
Jesús Arroyo
Viernes, 10 de febrero de 2017, a las 14:40
La Fiscalía ha solicitado una multa de 2.430 euros y un año de inhabilitación para un médico residente, acusado de un delito de lesiones por imprudencia grave, tras supuestamente no diagnosticar a un paciente una rotura de nariz en Urgencias del Hospital Reina Sofía de Córdoba. El juicio se prevé celebrar el día 14 de febrero en el Juzgado de lo Penal número 2 de Córdoba.

Según recoge la calificación del Ministerio Público los hechos ocurrieron el día 5 de octubre de 2013, cuando el hombre acudió a Urgencias para ser atendido de heridas en el rostro causadas en una agresión previa por unos desconocidos.

Según ha podido saber Redacción Médica el acusado se encuentra en su último año de residencia en el hospital en el que sucedieron los hechos. El Sindicato Médico de Cordóba considera que esta petición de la fiscalía es "totalmente demesurada y desproporcionada" y espera que "en ningún caso el residente tenga que responder por este suceso". Desde el SIndicato Médico de Cordoba aseguran que "nunca" habían visto que la fiscalía solicitara un año de inhabilitación a un Residente en un hospital, "puesto que el responsable debería ser el adjunto".  

Así, en el complejo hospitalario fue atendido por el médico residente de primer año de cirugía torácica que se encontraba ese día haciendo la guardia de traumatología. El procesado dispuso que le realizasen radiografías del cráneo y de huesos de la nariz, dándole posteriormente el alta.

No obstante, el fiscal precisa que el acusado "bien por desconocimiento de elementos esenciales de su especialidad, incluso propios de cualquier facultativo, bien por haber omitido el más elemental cuidado en el examen y evaluación de las pruebas radiológicas practicadas no se percató de que sufría una fractura de huesos propios y del tabique nasal".

Como consecuencia de "la falta de diagnóstico y tratamiento", cinco días después, el varón al despertarse sufrió "un abundante sangrado por la nariz", de modo que acudió al centro de salud de Santa Rosa, desde donde fue evacuado en ambulancia de nuevo a las Urgencias del Hospital Reina Sofía.

Una vez en el hospital, detectaron las fracturas, tras lo cual el hombre tardó en reponerse 30 días, de los que once precisó de ingresado hospitalario y 12 estuvo impedido para el desempeño de sus labores habituales. Le ha quedado como secuela "un perjuicio estético de carácter leve", algo que supuestamente se produjo por "el error de diagnóstico y la falta de tratamiento".