Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Conocimiento > Derecho

Piden cárcel a un alcalde por persecución pública al médico y la enfermera

La Fiscalía entiende que el regidor no facilitó que el consultorio del pueblo tuviera condiciones óptimas de higiene

Agustín Castelló, alcalde de Casas de Reina (Badajoz).
Piden cárcel a un alcalde por persecución pública al médico y la enfermera
Redacción
Martes, 07 de noviembre de 2017, a las 13:30
Un total de seis años de cárcel para el alcalde de Casas de Reina (Badajoz) por “persecución pública” a un médico y a una enfermera del pueblo.

Así lo ha establecido la Fiscalía que no ha dudado en pedir esta condena para el alcalde, Agustín Castelló (PSOE), por los presuntos delitos contra la seguridad de los trabajadores –dos años- y por dos delitos contra la integridad moral –otros dos años más por cada delito-.

Este municipio de 194 habitantes ha vivido la mala relación que durante años tuvo el alcalde con el equipo médico. Según el escrito del fiscal enviado al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Llerena, en 2012 y 2013, el regidor no facilitó que el consultorio tuviera condiciones óptimas de higiene y seguridad. “Insectos muertos, goteras, suciedad extrema y problemas de climatización”, dicen las conclusiones del Ministerio Fiscal antes de interrogar al acusado y pedir la comparecencia de los dos facultativos y siete testigos.

De este modo, se acusa a Castelló de aprovecharse de su condición de alcalde para someter al médico y a la enfermera a una “incesante campaña de persecución pública” que provocó la baja médico debido a cuadros ansioso-depresivos.

"Aquí huele a viejo"

Sin embargo, el alcalde de Casas de Reina ha alegado que había quejas sobre la enfermera "por el trato que dispensaba a los pacientes del pueblo, sobre todo a las personas mayores". A pesar de que "nunca tuvo ningún problema" con el médico, a raíz de su solidarización con la sanitaria, la demanda sobre su persona fue doble.

“La enfermera usaba expresiones como ‘aquí huele a viejo’ y a veces los mandaba a casa de malos modos. En una ocasión una mujer con alzhéimer se refirió a ella como ‘niña’ y la enfermera la riñó a voces diciéndole que la llamara de usted”, explica Castelló.

Finalmente, el alcalde relata que el estallido fue cuando “no supo gestionar las vacunas para la gripe” y le echó la culpa a los recortes, además de dejar la calefacción encendida y echar a perder parte del material médico que se guardaba en el frigorífico. “Creo que en el Ayuntamiento hicimos lo correcto, que fue pedir por escrito al consejero de Sanidad que la relevara, una petición que primero adoptamos en plenos por unanimidad los cuatro consejeros del PSOE y el del PP”, aseguró.