20 nov 2018 | Actualizado: 12:50

Multa de 2,5 millones por implantar una prótesis a una mujer alérgica

La afectada se declaró ante el juez como“muerta en vida” por las lesiones que le provocó la dentista condenada

El dentista colocó prótesis de cromo-cobalto a la paciente, que era intolerante a estos materiales,
Multa de 2,5 millones por implantar una prótesis a una mujer alérgica
lun 05 noviembre 2018. 13.20H
La Audiencia de Barcelona ha confirmado la sentencia del Juzgado Penal número 3 de Sabadell que condena a una dentista de la franquicia de Vitaldent en Montcada i Reixac y la compañía aseguradora Mapfre a pagar unos 2,5 millones de euros de indemnización, incluidos los intereses legales, a una paciente de 38 años a la que se le implantó unas prótesis de cromo-cobalto a pesar de que ella informó “personal, directa y documentalmente” a la acusada de que padecía alergia a los metales.

Según informa elPeriódico, además del pago de la indemnización de 884.937 más los intereses desde el 2007, cuando ocurrieron los hechos, la Justicia condena a la facultativa a seis meses de prisión e inhabilitación por un delito de lesiones imprudentes. La pena es menor a la prevista, al aplicarle la atenuante de dilaciones indebidas.


Según la setencia, "la víctima ha tenido que renunciar a ser mujer puesto que no puede mantener relaciones sexuales con su marido"


Según la sentencia a la que ha tenido acceso el citado medio, la condenada era trabajadora de la clínica, asegurada por Mapfre, franquicia de Vitaldent ubicada en el paseo de Jaume I de Montcada i Reixach. Fue allí donde acudió el 19 de septiembre del 2007 la paciente, de 38 años, con la intención de solucionar sus problemas bucales.

La mujer, según el tribunal, informó a la acusada de que padecía alergia a los metales. A pesar de ello, la dentista, sin ofrecerle alternativas, decidió realizarle un tratamiento con prótesis de cromo-cobalto. La condenada, “omitiendo de forma absoluta” dicha información y “con omisión de la mínima diligencia académica y profesional”, no realizó ninguna prueba que permitiera conocer los productos o metales que podía utilizar “para personalizar y adecuar la intervención a la salud de la paciente”. De ahí que procediera a la extracción y reconstrucción de piezas dentales, para, posteriormente, colocar fundas compuestas por cromo y cobalto.

“Muerta en vida”


La afectada, según cuenta La Vanguardia, se declaró ante el juez como“muerta en vida” por las lesiones que le provocó la condenada.  La afectada “ha tenido que renunciar a ser mujer puesto que no puede mantener relaciones sexuales con su marido, no puede ser madre y depende en todos los actos de su vida de otras personas, consecuencia de una gran invalidez”, dice la sentencia.

“La afectada ha desarrollado un síndrome químico múltiple: ahora es alérgica a los perfumes, el metal, determinado mobiliario, un enorme abanico de alimentos, el sol... Apenas puede salir a la calle”, denuncia el abogado de la víctima en declaraciones a La Vanguardia.  La sentencia es firme, y contra ella ya no cabe recurso.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.