Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00
Conocimiento > Derecho

La reforma del Código Penal "despenaliza los gritos e insultos" a médicos

Pese a que la norma se endureció para las agresiones físicas en 2015

El 52% de las víctimas de estas agresiones son mujeres.
La reforma del Código Penal "despenaliza los gritos e insultos" a médicos
Redacción
Viernes, 27 de abril de 2018, a las 13:00
La reforma del Código Penal "despenaliza los gritos e insultos" a sanitarios siempre que estos "no alteren el orden público de los centros", por lo que no existen "juicios de falta" a pesar de que hay "faltas de respeto y de consideración", ha afirmado Mari Paz Rodríguez, técnico responsable del Programa de Agresiones del Servicio Murciano de Salud (SMS).

Rodríguez, que ha denunciado esta situación a Europa Press en una charla coloquio con otros responsables del SMS para conocer la figura del interlocutor policial, ha lamentado esta situación, porque el Código Penal endureció las penas contra los agresores al personal sanitario público pero sólo si se trata de violencia física.

En esa misma charla se ha puesto de manifiesto que el 52 por ciento de las víctimas de las agresiones a personal sanitario son mujeres y, más concretamente, con edades comprendidas entre los 35 y los 46 años, de forma que "no hay mucha diferencia con los hombres", según ha destacado el inspector Manuel Buitrago, responsable de la Unidad de Seguridad Privada de la Policía Nacional de Murcia e Interlocutor Policial Territorial Sanitario (IPTS).

En este sentido, Rodríguez ha señalado que los colectivos más sensibles a este tipo de agresiones son aquellos que tienen más trato y contacto con el público que, tradicionalmente, es el personal de los centros de atención primaria, de los servicios de urgencia y del servicio a domicilio, "cuando no se lo esperan".

La figura del interlocutor

En la charla referente al interlocutor, los responsables del SMS han explicado al personal sanitario que existen unas pautas de "contención físicas" cuando la agresión se va a producir y que son "de sentido común". Asimismo, ha manifestado que existen otras pautas de contención verbal, para intentar calmar a la personas y reducir su estado de ansiedad con el fin de que "no llegue a generar un episodio de ira".

Buitrago ha señalado que la figura del Interlocutor Policial se creó a finales de 2017 y se puso en marcha con una serie de pautas que ya se han empezado a desarrollar. Después de un primer contacto con los centros sanitarios, este jueves se ha desarrollado unas jornadas formativas para dar a conocer a los responsables gerentes de las distintas áreas de salud cuál es su función.

En este sentido, Buitrago ha señalado que el interlocutor es el mediador entre la Policía Nacional y los servicios sanitarios. Su labor es asesorar al personal sanitario sobre medidas de seguridad que tienen que adoptar en los distintos centros, vigilantes, cámaras o de botones antipánico. Igualmente, el interlocutor se encarga de hacer una evaluación de la incidencia delictiva en los centros. "Estamos en contacto permanente tanto con los centros públicos como con los privados sobre aquellos delitos que tienen cierta entidad para hacer un seguimiento hasta su fase final judicial", según Buitrago