17 nov 2018 | Actualizado: 17:45

La Justicia rechaza el 'no' de unos padres a tratar a su hija enferma

La niña necesitaba transfusiones sanguíneas, pero la familia se oponía por creencias religiosas

Los Testigos de Jehová no se someten a transfusiones de sangre.
La Justicia rechaza el 'no' de unos padres a tratar a su hija enferma
jue 16 agosto 2018. 11.45H
Redacción
Un fallo judicial ha rechazado la oposición de unos padres a tratar a su hija enferma en México. La niña, de seis años, padece leucemia linfoblástica aguda y necesita trasfusiones sanguíneas, si bien, sus padres rechazan el tratamiento por sus creencias religiosas. Ahora, la Justicia ha ordenado al Estado proteger la vida de la menor. 

La pequeña ingresó de urgencia en el hospital. Allí, los médicos indicaron que necesitaba transfusiones sanguíneas, un tratamiento al que se opusieron sus padres, que profesan la religión de los Testigos de Jehová y cuya creencia está en contra de este tipo de prácticas médicas. Ellos alegaron que era su “derecho de libertad religiosa” y que estaban vulnerando su libre decisión sobre la salud de su hija.

Los sanitarios, ante esta situación, avisaron a la Subprocuraduría de Menores, departamento que asumió la tutela de la niña para autorizar el tratamiento indicado. Con ello, este asunto llegó a los tribunales.


La salud, antes que la libre decisión de los padres


La Justicia ha considerado que, si bien los padres tienen el derecho de tomar decisiones libres sobre sus hijos, tanto en el campo de la salud como en el ámbito de la educación religiosa, este derecho tiene como límite no poner en riesgo la salud y la vida.

“Se pone en riesgo la vida de un niño cuando los padres, privilegiando sus creencias religiosas, se rehúsan a seguir un tratamiento que ya ha sido acreditado por la comunidad médica como el procedimiento más efectivo para tratar determinada condición letal, es decir, aquél que no presenta una disputa científica sustancial sobre su eficacia y confiabilidad”, ha explicado el tribunal.

En ese sentido, ha resuelto que debía sustituirse la voluntad de los padres de la menor, pues el tratamiento indicado por la ciencia médica consiste, precisamente, en la realización de quimioterapias acompañadas de transfusiones sanguíneas. Por lo que, según la Justicia, debe autorizarse el tratamiento indicado por el personal médico, pues solamente a través de esa intervención podrá protegerse la vida de la niña.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.