Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 09:50
Conocimiento > Derecho

Condena de un año de cárcel por agredir y llamar "panchita" a una enfermera

El juez argumenta que la condena se agrava por hacerlo cuando corría peligro la vida de otra persona en el hospital

Exterior del Complejo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac).
Condena de un año de cárcel por agredir y llamar "panchita" a una enfermera
Redacción
Viernes, 30 de diciembre de 2016, a las 12:40
La octava planta del Complejo Hospitalario Universitario A Coruña (Chuac) vivió una de sus peores situaciones por culpa del acompañante de un enfermo. El hijo de un paciente al que se había intervenido quirúrgicamente insultó y agredió físicamente a una enfermera del centro durante la estancia de su progenitor, en lo que los empleados han definido como un “aberrante comportamiento”. Así, el hombre llegó a llamar “panchita” a esta profesional, invitándola a que regresara a su país. A ello se suma que un día se cruzó con ella en el pasillo, la empujó y la tiró al suelo.

Por todo ello, ha sido condenado a un año de prisión por delito de atentado, una multa de 180 euros por lesiones además de tener que abonar a la agredida 1.350 euros en concepto de indemnización. Son sucesos que, según informa La Voz de Galicia, sucedieron en 2014, pero cuya condena se ha conocido ahora. Entonces, el condenado tenía 21 años. Uno de los sucesos fue que al entrar la enfermera en la habitación y decirle que no se podía sentar en la cama de los trasplantados, el joven le dijo: “Panchita, vete a tu país. Si no estás contenta, vete”.

Días después, en mitad de un aviso por un paro cardíaco, el agresor se la cruzó en el pasillo, le metió el cuerpo y la tiró al suelo, lo que le causó además leves heridas. Precisamente esa circunstancia por la que el acusado la agredió en un momento en el que corría peligro la vida de otra persona, le ha servido al juez para argumentar su sentencia. Del mismo modo, se han tomado declaraciones de otros trabajadores del centro, que han coincidido en el mal comportamiento, a pesar de que el encausado se defendió diciendo que ella le tenía “manía”.