Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Conocimiento > Derecho

Argentina convierte a todos sus ciudadanos en donantes universales

La normativa se ha aprobado por unanimidad y hará que todos los centros cuenten con servicios destinados a la donación

Marta Gabriela Michetti, presidenta de la Cámara Alta argentina.
Argentina convierte a todos sus ciudadanos en donantes universales
Redacción
Jueves, 05 de julio de 2018, a las 11:30
El Congreso de Argentina ha aprobado por unanimidad una ley por la que todas las personas serán donantes de órganos al cumplir la mayoría de edad salvo que expresen lo contrario, según ha informado el diario argentino 'Clarín'. La ley ha sido aprobada con 202 votos a favor y sin abstenciones. El proyecto fue aprobado por el Senado a finales de mayo también por unanimidad.

La nueva norma regula la obtención y uso de órganos, tejidos y células de origen humano en el país y hará que los centros sanitarios cuenten con servicios destinados a la donación que permitan detectar, evaluar y tratar al donante.

Además, la norma elimina la necesidad de un consentimiento familiar en caso de que un fallecido no expresara su voluntad de donar o no órganos.

En Argentina hay alrededor de 10.500 personas que esperan recibir un trasplante y en el país sólo son donantes 13 de cada millón de habitantes. La 'ley Justina' ha adoptado el nombre de una niña, Justina Lo Cane, que falleció en 2017 a los 12 años a la espera de recibir un trasplante de corazón.


Holanda aprobó en febrero una ley similar



La nueva norma elimina la necesidad de un consentimiento familiar en caso de que el fallecido no expresara su voluntad de donar o no órganos


En el mes de marzo, el Senado holandés también dio su visto bueno a la polémica ley que convertía automáticamente a todos los ciudadanos en donantes de órganos, a menos que afirmen en vida y explícitamente que no desean serlo. La Ley de Donantes fue aprobada con 38 votos a favor y 36 en contra.

En el texto holandés, los ciudadanos que no muestren su rechazo en vida, y tras el envío de dos cartas de aviso para que aclaren su posición, se registrarán en el sistema bajo la etiqueta de "no objeción". Sin embargo, si los parientes tienen "serias objeciones" y "problemas insuperables" con la donación de los órganos de su familiar, podrían oponerse a pesar de que el fallecido haya dado su permiso para ser donante.

España: donante potencial hasta que se manifieste lo contrario


Por otro lado, la Constitución Española recoge, desde el año 79, la Ley 30/1979, de 27 de octubre, sobre extracción y trasplante de órganos, que afirma que todos los ciudadanos son donantes potenciales a no ser que en vida manifiesten lo contrario. Una herramienta legal similar a la aprobada por el Senado holandés pero que no ha causado nunca tanto revuelo como la reciente normativa que se ha convertido en tendencia en las redes sociales y ha copado las informaciones de todo el mundo.

La Ley 30/1979 afirma que todos los españoles son donantes potenciales por "consentimiento presunto" aunque el contexto social del país hace que los facultativos siempre tengan en cuenta la opinión de la familia del fallecido. Se sobreentiende, según afirman fuentes de la Organización Nacional de Trasplantes de Órganos, que dichos familiares siempre se va a respetar la voluntad del fallecido.