19 de enero de 2018 | Actualizado: Viernes a las 14:40
Conocimiento > Derecho

“La paciente entró gritando y le pegó un puñetazo en la cara”

Dos enfermeras del Hospital Universitario 12 de Octubre han denunciado agresiones por parte de un paciente y un menor

Hospital Universitario 12 de Octubre.
“La paciente entró gritando y le pegó un puñetazo en la cara”
Redacción
Miércoles, 03 de enero de 2018, a las 11:00
Dos enfermeras del Hospital Universitario 12 de Octubre han denunciado ante la Policía sendas agresiones por parte de una paciente del centro y de un menor. "No era siquiera su turno, pero la paciente entró gritando y le pegó un puñetazo en la cara", porque estaba “harta de esperar”, cuenta una portavoz del Movimiento Asambleario de Trabajadores de Sanidad (MATS) sobre uno de los dos acontecimientos.

Según esta fuente, las presuntas agresiones se produjeron cuando las enfermeras se encontraban en la zona de triaje de urgencias, donde se realiza una primera valoración preliminar a los pacientes para establecer su grado de urgencia.

Mientras que la primera ocurrió el 30 de diciembre, la otra presunta agresión tuvo lugar este lunes, cuando un familiar menor de edad de un paciente propinó una patada en la pierna a una enfermera.

Colapso en Urgencias 

Ambas han denunciado este mismo martes en comisaría a los dos presuntos agresores por un delito de atentado contra la autoridad y otro de lesiones. Además, han formulado una petición a la Gerencia del Hospital para que se realice una reunión "de carácter urgente".

"Esto no puede seguir sucediendo", reclama la portavoz de MATS, que tiene claras cuáles son las razones de estos incidentes: "Las Urgencias están colapsadas, no hay personal suficiente porque hay bajas que no se cubren y no hay camas porque hay unas 200 cerradas. Esto conlleva más tiempo de espera, lo que hace que los familiares y pacientes pierdan los nervios. Después de 12 horas esperando la pagan con el primero que pasa".

La portavoz asegura que sufren agresiones verbales y las llaman "vagas" todos los días. "Creen que estamos tomando café, pero no es así. La gente no ve el caos montado que hay detrás de las urgencias colapsadas", lamenta.