18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Especialidades > Cardiología

Una terapia génica mejora un 25% la función cardiaca tras una insuficiencia

Es el primer estudio que utiliza un nuevo vector para este tipo de terapia en la insuficiencia cardiaca no isquémica

El investigador principal, Roger Hajjar.
Una terapia génica mejora un 25% la función cardiaca tras una insuficiencia
Redacción
Martes, 26 de septiembre de 2017, a las 11:40
Una investigación llevada a cabo en la Facultad de Medicina Icahn del Hospital Monte Sinaí (EE.UU.) logró que la función cardiaca mejorara hasta un 25 por ciento utilizando terapia génica para revertir el daño sufrido por una insuficiencia. Se trata del primer estudio que utiliza un nuevo vector para este tipo de terapia en la insuficiencia cardiaca no isquémica.

En palabras del autor principal, Roger Hajjar, "nuestro centro ha realizado una labor pionera en terapia genética durante la última década. El estudio demuestra que, actualmente, esta es una opción viable para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca congestiva. Existe una necesidad crítica de explorar nuevas vías y enfoques terapéuticos".

Para llegar a estos resultados, los científicos realizaron dos experimentos. El primero se desarrolló con 48 cerdos con insuficiencia cardiaca a los que se administró el virus adeno-asociado (AAV) con el gen terapéutico a través de las arterias coronarias mediante cateterismo guiado por ecocardiografía.

El segundo experimento examinó la eficacia del tratamiento en 13 cerdos con insuficiencia cardiaca severa inducida por regurgitación mitral. Seis cerdos recibieron el gen y siete recibieron una solución salina.

Los resultados mostraron que la terapia génica fue eficaz a la hora de mejorar la función cardiaca de los animales. Concretamente, el tratamiento revirtió el 25 por ciento del daño por la insuficiencia cardiaca en el ventrículo izquierdo y el 20 por ciento del ocasionado en la aurícula izquierda. Además, provocó una reducción del 10 por ciento de media en el tamaño de los corazones, un porcentaje esperanzador teniendo en cuenta que la insuficiencia cardiaca causa un agrandamiento anormal del órgano. Por el contrario, la cohorte de cerdos tratados con solución salina empeoró.

El equipo de investigación planea estudiar la misma terapia génica en un ensayo humano a partir del próximo año. El vector de genes ha sido aprobado por la Food and Drug Administration para el tratamiento clínico.