Redacción Médica
18 de agosto de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Cardiología

Tener VIH duplica las posibilidades de padecer una enfermedad cardiaca

Es la conclusión de un estudio realizado en Reino Unido

Los científicos han analizado investigaciones de 153 países.
Tener VIH duplica las posibilidades de padecer una enfermedad cardiaca
Redacción
Viernes, 20 de julio de 2018, a las 12:10
Las personas con VIH tienen el doble de probabilidades de padecer una enfermedad cardiaca, según un estudio liderado por investigadores de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido), financiado por la British Heart Foundation y publicado en la revista 'Circulation'.

Actualmente, la enfermedad cardiovascular asociada al VIH se ha más que triplicado en los últimos 20 años debido a que los pacientes cada vez viven más tiempo. El mayor impacto se encuentra en las regiones del África subsahariana y Asia-Pacífico.

En el trabajo, los científicos han analizado estudios de 153 países para determinar la tasa de enfermedades cardiacas en personas que viven con el VIH. Además, han calculado la cantidad de años perdidos como resultado de la muerte o la mala salud en cada país para medir el impacto global de la enfermedad, o la llamada carga de salud.

La investigación, que ha incluido estudios con casi 800.000 personas, ha descubierto que el riesgo de enfermedad cardiovascular entre las personas que viven con el VIH duplicaba la tasa respecto a la de las personas no infectadas. Asimismo, ha encontrado más de dos tercios de la carga de la enfermedad cardiaca asociada al VIH en las regiones del África subsahariana y Asia Pacífico.


Creen que el VIH causa inflamación en los vasos sanguíneos, lo que ejerce presión sobre el sistema cardiovascular


En este sentido, los científicos han señalado que, posiblemente, el virus del VIH cause inflamación de los vasos sanguíneos, lo que ejerce presión sobre el sistema cardiovascular.

Además, consideran que también puede incrementar los niveles de grasa en la sangre y afectar a la capacidad del cuerpo para regular los niveles de azúcar, lo que también puede contribuir a la enfermedad cardiaca.