18 dic 2018 | Actualizado: 14:15

Se cae el mito de la luz azul: reduce las enfermedades cardiovasculares

Según un nuevo estudio, reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares

Los participantes fueron expuestos a 30 minutos de luz azul.
Se cae el mito de la luz azul: reduce las enfermedades cardiovasculares
mié 14 noviembre 2018. 16.30H
La exposición a la luz azul disminuye la presión arterial lo que conlleva a una reducción del riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, según ha concluido un nuevo estudio de la Universidad de Surrey (Reino Unido) y la Universidad Heinrich Heine de Dusseldorf (Alemania).

Durante este estudio, que se ha publicado en la revista 'European Journal of Preventive Cardiology', los participantes fueron expuestos a 30 minutos de luz azul en todo el cuerpo a aproximadamente 450 nanómetros, una dosis comparable a la luz solar diaria, seguida de la exposición a una luz de control en un día diferente.

Para evaluar el impacto, se midió, antes, durante y hasta dos horas después de la irradiación con ambas luces, la presión arterial de los participantes, la rigidez de las arterias, la dilatación de los vasos sanguíneos y los niveles en plasma sanguíneo de las reservas de óxido nítrico.


Reduce la rigidez arterial y aumenta la relajación de los vasos sanguíneos


Los investigadores descubrieron que la exposición a la luz azul en todo el cuerpo redujo significativamente la presión arterial sistólica de los participantes en casi 8 mmHg, en comparación con la luz de control, que no tuvo apenas impacto. La reducción de la presión arterial de la luz azul fue similar a lo que se observa en los ensayos clínicos con medicamentos que disminuyen la presión arterial.


La exposición a la luz azul redujo la presión arterial sistólica en casi 8mmHg


Además de los efectos de disminución de la presión arterial, también se demostró que la exposición a la luz azul mejoró otros marcadores de riesgo cardiovascular, incluida la reducción de la rigidez arterial y el aumento de la relajación de los vasos sanguíneos. Esto apoya, además, que la luz podría usarse para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Incrementa los niveles de óxido nítrico


Los investigadores también encontraron que la exposición a la luz azul incrementa los niveles de óxido nítrico, que es una importante señal molecular que protege el sistema cardiovascular. Se cree que la luz azul se libera de la piel al torrente sanguíneo y relaja los vasos sanguíneos, aumentando el flujo sanguíneo y disminuyendo la presión arterial.

"La exposición a luz azul proporciona un método innovador para controlar con precisión la presión arterial sin medicamentos. Esto sería particularmente útil para aquellos cuya presión arterial no se controla fácilmente con medicamentos, como en personas mayores", concluye Christian Heiss, profesor de Medicina Cardiovascular en la Universidad de Surrey y consultor del Servicio Nacional de Salud de Reino Unido.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.