Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Cardiología

No hay pruebas concluyentes para afirmar que el chocolate previene el ictus

Investigadores españoles ponen en duda estudios internacionales que hablan de los beneficios de este alimento en salud

Los supuestos beneficios se derivarían de los flavanoles.
No hay pruebas concluyentes para afirmar que el chocolate previene el ictus
REDACCIÓN
Viernes, 26 de enero de 2018, a las 12:40
El consumo de chocolate puede tener sus beneficios pero, según numerosas estudios, no existen pruebas concluyentes que afirmen que ayude a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Así se extrae de un estudio llevado a cabo por la Universidad Pompeu Fabra y Nutrimedia en el que se han evaluado los efectos del chocolate en la salud cardiovascular.

Las conclusiones señalan que el grado de confianza que merecen los resultados de las investigaciones realizadas es muy bajo porque los estudios son observacionales y es difícil atribuir los efectos observados al consumo de chocolate. Además, los expertos han señalado que existen dificultades para estimar con precisión cuánto chocolate ha consumido la población estudiada y existe un riesgo de que los resultados estén sesgados.

Los beneficios del chocolate pueden provenir de los flavanoles 

Sus supuestos efectos beneficiosos se derivarían de los flavanoles que contiene el chocolate, sobre todo el negro y el cacao puro. Estos compuestos antioxidantes parecen tener un efecto reductor de la presión arterial, un conocido factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA por sus siglas en inglés) afirma que la ingesta diaria de 200 miligramos de flavanoles de cacao ayuda a mantener la elasticidad de los vasos y el flujo sanguíneo normal; pero este dato no permite trasladar a la población el mensaje de que consumir chocolate protege la salud cardiovascular.

Asimismo, un dato que sí hay que tener en cuenta es que la mayoría de chocolates aportan muchas calorías (más de 500 por 100 gramos); la mitad del aporte calórico corresponde a los carbohidratos (principalmente, azúcares) y en torno a un tercio a las grasas, mayoritariamente las saturadas.