19 mar 2019 | Actualizado: 19:00

La insuficiencia cardiaca no consigue disminuir la mortalidad en España

La tasa estandarizada de mortalidad por enfermedad cardiovascular se situó en 2017 en 238 muertes por 100.000 habitantes

Manuel Anguita, presidente de la SEC.
La insuficiencia cardiaca no consigue disminuir la mortalidad en España
jue 31 enero 2019. 11.30H
Un total de 122.466 personas murieron en España en 2017 debido a enfermedades del sistema circulatorio, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre las causas de defunción en el país. Esto supone un incremento del 2,2 por ciento respecto al número de muertes absolutas de 2016, año en el que fallecieron por esta causa un total de 119.778 españoles.

Aun así, el porcentaje de fallecimientos por enfermedades cardiovasculares sigue la senda descendente de los últimos años, suponiendo el 28,8 por ciento del total de fallecimientos, aunque se sitúa de nuevo como la primera causa de muerte en España por delante del cáncer (26,7 por ciento) y de las enfermedades del sistema respiratorio (10,3 por ciento).

“El descenso en el porcentaje de mortalidad cardiovascular, a pesar del incremento de muertes en cifras absolutas, se explica por el aumento del número de fallecimientos por todas las causas”, indica Manuel Anguita, presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), quien resalta, no obstante, que “dentro del conjunto de enfermedades del sistema circulatorio, destaca el incremento de fallecimientos por insuficiencia cardiaca respecto a 2016”.

La tasa de mortalidad cardiovascular desciende por duodécimo año consecutivo (Fuente: SEC).


Si en ese año se produjeron 17.931 defunciones por esta enfermedad, en 2017 se han registrado 19.165 fallecimientos. Esto supone la cifra más alta desde el año 2008, cuando se produjeron 20.241 muertes por insuficiencia cardiaca.

Por qué no se reducen las muertes por insuficiencia cardiaca


Anguita resalta que “existen varios factores por los que no se consigue una reducción en la tasa de mortalidad por insuficiencia cardiaca, mientras que, en los últimos años, sí se ha conseguido disminuir el número de fallecimientos por enfermedades cerebrovasculares o infarto agudo de miocardio”.
  • Existencia de comorbilidades asociadas; entre las que destacan la edad, la insuficiencia renal y las enfermedades pulmonares. “Estas comorbilidades influyen mucho en el aumento de la mortalidad por insuficiencia cardiaca”, explica el presidente de la SEC.
  • Falta de tratamientos que mejoren el pronóstico de la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección conservada. Existen dos tipos de insuficiencia cardiaca: con fracción de eyección deprimida y con fracción de eyección conservada. “Si bien existen opciones terapéuticas que mejoran el pronóstico de los pacientes con insuficiencia cardiaca con fracción de eyección deprimida; no ocurre lo mismo en el caso de la insuficiencia cardiaca con fracción de eyección conservada. Para ésta no existe un tratamiento adecuado que mejore el pronóstico y consiga reducir la mortalidad”. A esto hay que unir que precisamente es este tipo de insuficiencia cardiaca la que cada vez representa una mayor proporción de casos.
  • Factores organizativos del sistema sanitario. Aunque existen cada vez más unidades de insuficiencia cardiaca bien estructuradas, esta enfermedad es también cada vez más prevalente. Afecta al 2,7 por ciento de la población española mayor de 45 años, al 8,8 por ciento de los mayores de 74 años y es la primera causa de hospitalización por encima de los 65 años. “Por eso, hay que mejorar la organización de la asistencia a la insuficiencia cardiaca centrada en modelos de unidades multidisciplinares con participación de atención primaria”, reflexiona el experto en cardiología.

Brecha de mortalidad entre mujeres y hombres


Las mujeres mueren casi el doble que los hombres por insuficiencia cardiaca. Es otro de los datos que se desprende del último informe del INE, según el cual, en 2017 fallecieron por esta causa un total de 12.201 mujeres frente a 6.964 hombres.

Esa brecha de mortalidad existente en el caso de la insuficiencia cardiaca, también se manifiesta en la mortalidad cardiovascular total. Así, en 2017 fallecieron 10.000 mujeres más que hombres por enfermedades cardiovasculares. En concreto, se registraron 66.286 defunciones en las mujeres y 56.180 en el caso de los hombres (10.106 muertes de diferencia).


Mortalidad cardiovascular por comunidad autónoma


La tasa estandarizada de mortalidad por enfermedades cardiovasculares en nuestro país, se situó en 2017 en 238,6 muertes por cada 100.000 habitantes.

Ceuta presenta la tasa estandarizada de mortalidad por enfermedad cardiovascular más alta (342,4), seguida de Andalucía (309,9), la Región de Murcia (273,1) y la Comunidad Valenciana (266,6).

En el lado contrario, la Comunidad de Madrid (177,6), la Comunidad Foral de Navarra (205,1) y País Vasco (205,5) presentan las tasas estandarizadas de mortalidad cardiovascular más bajas de todo el país.

Carlos Macaya, presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), recuerda la importancia de controlar los factores de riesgo cardiovascular (diabetes, hipertensión, sedentarismo, tabaquismo, sobrepeso y obesidad, entre otros como el consumo de alcohol).

Tenemos mucho que mejorar en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. En este sentido hay que incidir en la importancia de seguir una dieta variada y equilibrada, teniendo en cuenta que la dieta mediterránea es la que ha demostrado más beneficios para la salud cardiovascular, y en la práctica de ejercicio físico de intensidad moderada de forma regular”, concluye.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.