13 nov 2018 | Actualizado: 18:50
Especialidades / Cardiología

Harvard denuncia los "fraudulentos" estudios de uno de sus cardiólogos

La Facultad de Medicina empezó a investigar los datos del especialista al ver que eran inverosímiles

Piero Anversa.
Harvard denuncia los "fraudulentos" estudios de uno de sus cardiólogos
mié 17 octubre 2018. 13.10H
Redacción
Piero Anversa, un prestigioso cardiólogo que impartió clases en la Universidad de Harvard hasta el año 2015, ha sido acusado por The New York Times de inventarse datos para justificar sus investigaciones. Y es que el especialista en Cardiología demostraba la supuesta efectividad del uso de células madre para detener ciertas enfermedades del corazón.


La mayoría de los datos eran inventados o falsificados



Ahora las investigaciones del periódico norteamericano revelan que en 31 estudios académicos realizados por este cardiólogo existían datos falsificados o directamente inventados.

“Todo el equipo investigador, y, por consiguiente, toda una área de investigación está siendo cuestionada por culpa de Anverse”, denuncia Benoit Bruneau, director del ala de cardiología del Instituto Gladstone.

El cardiólogo saltó a la fama en 2001, cuando publicó una investigación en la que supuestamente había encontrado el principio por el que los tejidos musculares del corazón no se regeneraban. Anversa explico que insertando células madre de la médula ósea a los músculos del corazón estos se pueden regenerar “como por arte de magia”.

Fraude


A pesar de que otros laboratorios no eran capaces de reproducir los hallazgos del doctor Anversa –un paso fundamental en el método científico– numerosas empresas de innovación se crearon para intentar seguir las pautas del cardiólogo. Es más, el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos financió pruebas clínicas con base de sus investigaciones.

En 2013 el Hospital de Brigham de Boston, junto a la Facultad de Medicina de Harvard, empezaron a investigar los trabajos del profesor Anversa, hasta encontrar que la mayoría de sus estudios eran un fraude. 

Harvard y el hospital de Brigham, donde ejerce el cardiólogo, tuvieron que pagarle al Gobierno 10 millones de dólares, para  poder seguir recibiendo fondos federales.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.