Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 15:10
Especialidades > Aparato Digestivo

La celiaquía no diagnosticada se asocia a más abortos espontáneos

Aquellas mujeres que se quedaron embarazadas antes del diagnóstico tuvieron un 62% más de riesgo de óbito fetal

La celiaquía no diagnosticada se asocia a más abortos espontáneos
Redacción
Martes, 03 de julio de 2018, a las 13:10
Las mujeres que tienen enfermedad celíaca sin diagnosticar pueden tener un mayor riesgo de sufrir abortos espontáneos o muerte fetal intrauterina, según un estudio danés publicado en la revista Human Reproduction.

Los investigadores analizaron datos de 6.319 embarazos de mujeres diagnosticadas con enfermedad celíaca, y los compararon con un grupo de control de 63.166 mujeres sin esta patología.

En general, no hubo diferencia con los resultados de estos embarazos: la probabilidad de abortos espontáneos y otras complicaciones fue similar para ambos grupos.


Sin problemas con la enfermedad diagnosticada



No hay incremento del riesgo cuando la mujer está diagnosticada y puede ser tratada con una dieta sin gluten 


Sin embargo, en los años previos al diagnóstico de la enfermedad sí que se encontraron diferencias. Las mujeres que más tarde recibieron ese diagnóstico tuvieron un 12 por ciento más de riesgo de aborto espontáneo, y un 62 por ciento más de riesgo de óbito fetal.

Louise Grode, investigadora del Hospital Regional Horsens de Dinamarca y una de las investigadores, ha explicado que no hay incremento del riesgo en el embarazo “cuando la mujer está diagnosticada antes y, por tanto, puede ser tratada con una dieta sin gluten”.


Problemas de fertilidad sin causa aparente


El estudio sugiere que aquellas mujeres con problemas de fertilidad sin causa aparente, que han sufrido abortos espontáneos u otras complicaciones, podrían realizarse las pruebas para comprobar si tienen enfermedad celíaca y si esto contribuye al problema.

La celiaquía sin diagnosticar está asociada a un 15 por ciento más de riesgo de resultados adversos en el embarazo en los cinco años anteriores al diagnóstico, en comparación con mujeres que no han desarrollado la enfermedad.