Los trasplantes fecales son prometedores para el hígado graso no alcohólico

Reducen la facilidad con que los patógenos y otras moléculas no deseadas pasan a través del intestino humano y circulan

Los trasplantes fecales son prometedores para el hígado graso no alcohólico
lun 15 junio 2020. 16.00H
Un nuevo estudio del Lawson Health Research Institute y la Western University sugiere que los trasplantes fecales podrían usarse como tratamiento para la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD). El ensayo controlado aleatorio publicado en el American Journal of Gastroenterology encontró que los trasplantes fecales en pacientes con NAFLD dan como resultado una reducción en la facilidad con que los patógenos y otras moléculas no deseadas pasan a través del intestino humano y circulan, lo que se conoce como permeabilidad intestinal. Los resultados podrían tener implicaciones para el tratamiento de numerosas afecciones, incluido el síndrome metabólico y las enfermedades autoinmunes.

"La permeabilidad intestinal juega un papel en el desarrollo del síndrome metabólico, que es una causa importante de enfermedad coronaria y cerebrovascular. También se ha asociado con enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple (EM), la artritis reumatoide, el lupus sistémico y la diabetes tipo 1", explica Michael Silverman, científico asociado de Lawson y profesor de la Escuela de Medicina y Odontología Schulich de Western.


En el estudio, el material fecal se clocó en el intestino delgado mediante endoscopia


Muchos pacientes con NAFLD tienen una mayor permeabilidad intestinal que desencadena inflamación, aumento de grasa en el hígado, resistencia a la insulina y niveles elevados de triglicéridos en la sangre. Se cree que el microbioma humano, la colección diversa de microbios en nuestro cuerpo, juega un papel importante. Estudios anteriores han mostrado diferencias entre el microbioma intestinal de pacientes con NAFLD en comparación con individuos sanos.

"Nuestro equipo se preguntó si podríamos cambiar el microbioma intestinal de los pacientes con NAFLD para reducir la permeabilidad intestinal", dice Jeremy Burton, científico y profesor asociado de Lawson en Schulich Medicine & Dentistry.

El ensayo incluyó a 21 pacientes con NAFLD del London Health Sciences Center (LHSC) y St. Joseph's Health Care London. Los pacientes fueron asignados al azar para recibir un trasplante fecal utilizando heces de un donante sano o un placebo (las propias heces del paciente). El material fecal se entregó al intestino delgado mediante endoscopia. Los pacientes fueron seguidos durante seis meses para evaluar los cambios en su microbioma intestinal, permeabilidad intestinal, porcentaje de grasa hepática y resistencia a la insulina.

Si bien los investigadores no encontraron cambios en el porcentaje de grasa hepática o resistencia a la insulina, observaron una reducción significativa en la permeabilidad intestinal en aquellos pacientes que tenían una permeabilidad intestinal elevada al inicio del estudio (siete pacientes en total). También observaron cambios en el microbioma intestinal en todos los pacientes que recibieron un trasplante fecal de un donante sano.

"Nuestro estudio demuestra que la permeabilidad intestinal se puede mejorar a través del trasplante fecal de un donante sano", dice Laura Craven, recién graduada de doctorado por Schulich Medicine & Dentistry y primer autor del estudio publicado. "Esto sugiere que el trasplante fecal podría usarse como una intervención temprana en el tratamiento de NAFLD para reducir la permeabilidad intestinal y prevenir la inflamación"


Los trasplantes fecales se utilizan también para Clostridioides difficile


"Nuestros hallazgos también tienen implicaciones para otras afecciones", agrega Silverman, quien también es jefe de Enfermedades Infecciosas en Western, LHSC y St. Joseph's. "Cambiar el microbioma intestinal podría ser prometedor para prevenir y tratar el síndrome metabólico y las enfermedades autoinmunes asociadas con una mayor permeabilidad intestinal".

El equipo espera realizar un gran ensayo multicéntrico para investigar más a fondo el FMT como una intervención para la NAFLD y como una terapia para reducir la permeabilidad intestinal.

La NAFLD es un trastorno relacionado con la obesidad y es la segunda causa principal de trasplante de hígado en América del Norte. Si bien es reversible si se trata temprano, su progresión puede provocar insuficiencia hepática o cáncer. Las terapias actuales no son demasiado efectivas y la prevalencia de NAFLD está aumentando.

Silverman es pionero en el campo de los trasplantes fecales, incluido su uso como tratamiento para Clostridioides difficile (C. diff). Está involucrado en múltiples estudios que examinan el potencial de los trasplantes fecales como tratamientos o terapias de apoyo para numerosas afecciones, incluida la esclerosis múltiple (EM) y los diferentes tipos de cáncer.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.