Tener un hígado trasplantado no incrementa la mortalidad del Covid-19

Este hecho sí influyó en las probabilidades de tener que ser ingresados en la UCI o necesitar una ventilación invasiva

Imagen de un trasplante de hígado.
Tener un hígado trasplantado no incrementa la mortalidad del Covid-19
lun 07 septiembre 2020. 15.20H
El trasplante de hígado no se asoció con un mayor riesgo de muerte por Covid-19, según se ha resuelto de un estudio publciado en el Digital Internal Liver Congress, la reunión anual de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL). Aunque el informe muestra que la admisión en la UCI y la ventilación invasiva fueron más comunes en los pacientes con trasplante de hígado, una proporción menor de pacientes con trasplante de hígado murió en comparación con aquellos sin trasplante (19 por ciento frente a 27 por ciento por ciento, P = 0,046).

"Estos son datos muy importantes, porque había mucha preocupación con los pacientes de trasplantes de que pudiera haber un mayor riesgo de muerte", ha explicado Thomas Berg, director médico de la Universidad de Leipzig en Alemania, en una conferencia de prensa de la EASL. Los hallazgos también se publicaron en Lancet Gastroenterology and Hepatology .

DIRECTO | Acceda aquí a la última hora del Covid-19

Webb y sus colegas examinaron datos de 151 pacientes adultos con trasplante de hígado de 18 países utilizando datos del registro Covid-Hep afiliado a EASL , así como del registro Secure-Cirrhosis con sede en EEUU. Los pacientes trasplantados tenían una mediana de edad de 60 años, mientras que casi el 70 por ciento eran hombres. Una cohorte emparejada tenía 627 pacientes que no se habían sometido a un trasplante de hígado (mediana de edad 73; 52 por ciento eran hombres). Todos los pacientes fueron diagnosticados con infección por SARS-CoV-2 confirmada por laboratorio del 25 de marzo al 26 de junio.


Observaron que no hubo diferencias significativas en la proporción de pacientes hospitalizados o que requirieron cuidados intensivos respecto a los que estaban traspantados o no


Así pues observaron que no hubo diferencias significativas en la proporción de pacientes hospitalizados o que requirieron cuidados intensivos, aunque la admisión en la UCI (28 por ciento vs 8 por ciento, respectivamente) y la ventilación invasiva (20 por ciento vs 5 por ciento, respectivamente, P <0,0001 para ambos) fueron mayor en la cohorte de trasplantes en comparación con aquellos sin trasplante.

Si bien la edad, la concentración de creatinina sérica y el cáncer no hepático se relacionaron con la muerte en pacientes con trasplante de hígado con Covid-19, Berg señaló que los factores de riesgo asociados con el virus en la "población general" (como la edad, las comorbilidades y el origen étnico) fueron más importantes para determinar el resultado de un paciente que el trasplante de hígado.

"Debemos estar seguros de que los médicos y los responsables de la formulación de políticas sanitarias [pueden] saber que el trasplante de hígado no confiere una mayor susceptibilidad adicional a los resultados adversos", ha asegurado Berg. "Esto debe tenerse en cuenta al evaluar el riesgo relativo y los beneficios del seguimiento clínico y el control de los pacientes con trasplante de hígado".


La edad no supone un mayor riesgo en pacientes con cirrosis


Ampliando su enfoque del trasplante de hígado a otras afecciones hepáticas comunes,  los datos encontraron que para "la enfermedad hepática crónica sin cirrosis, la tasa de muerte es baja", agregó. Pero si los pacientes tienen cirrosis avanzada, con un puntaje Child-Pugh de C, entonces "el riesgo es casi del 50 por ciento".

Y la edad no juega necesariamente un factor en términos de riesgo de muerte para los pacientes con cirrosis e infección por Covid-19. Al examinar un grupo de 386 pacientes con cirrosis en comparación con 359 pacientes con enfermedad hepática crónica sin cirrosis, una mayor proporción de pacientes murió en el grupo de cirrosis, incluso si los pacientes tenían entre 20 y 29 años y entre 30 y 39 años.

"Se vuelve bastante claro, la infección por SARS-CoV-2 confiere una mayor tasa de mortalidad en pacientes con cirrosis", dijo Berg. Sin embargo, debido a que los registros contenían datos sobre pacientes ingresados ​​en el hospital con una enfermedad más grave, podría haber un sesgo de notificación, agregó.

De otro lado, la investigación encontró que los pacientes menores de 60 años con enfermedad por hígado graso no alcohólico ( NAFLD) y Covid-19 tenían una prevalencia más del doble de Covid-19 grave. Sin embargo, no hubo una asociación significativa entre la NAFLD y el riesgo de Covid-19 grave observado en una "población anciana".

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.