Diccionario de enfermedades

Reanimación cardiopulmonar RCP o soporte vital básico

Persona realizando una RCP a otra
La reanimación o resucitación cardiopulmonar, también conocido como soporte vital básico, consiste en una serie de pasos que deben seguirse para intentar mantener con vida a una persona que ha sufrido una parada cardiorrespiratoria hasta que acudan los servicios de emergencia.

Pasos de la reanimación cardiopulmonar en adultos

  1. Identificación precoz del riesgo de parada cardiaca. Existen algunas situaciones en las que puede esperarse que ocurra una parada cardiaca inmediata, la más habitual, la presencia de un dolor intenso en el pecho que haga sospechar un infarto cardiaco. En estas circunstancias debe avisarse rápidamente a los servicios sanitarios (112) para que acudan, antes incluso de que la parada se produzca.
  2. Identificación de la presencia de una parada cardiorrespiratoria. Es difícil identificar una parada cardiorrespiratoria para una persona que no es experta, dado que a veces, los pacientes que están en paro cardiaco mantienen un cierto grado de pulso o una respiración agónica. Por ello lo mejor es iniciar las maniobras de resucitación en pacientes inconscientes (no responden tras preguntarles o tras moverles) en los que se les note que no respiran o incluso que tienen una respiración anormal.
  3. Inicio del soporte vital básico. Tras solicitar que alguien llame al 112 para que venga de forma urgente una unidad de emergencias, y tras solicitar a alguna persona que trate de encontrar un desfibrilador, se debe proceder al soporte vital básico. Para ello se coloca a la persona boca arriba sobre una superficie firme (por ejemplo, no puede estar directamente encima de un colchón), se le echa la cabeza suavemente hacia atrás estirándole el cuello, poniendo una mano en su frente y la otra en el mentón abriéndole la boca. Durante los siguientes segundos (no más de 10) debe evaluarse si existe una respiración normal, si esta es anormal (se encuentra boqueando) o si probablemente no respira. En las últimas 2 circunstancias se debe proceder con el soporte básico. Además, se debe mirar si tiene dentro dela boca alguna estructura que dificulte la reanimación posterior, como algún objeto que haya podido tragarse, dentadura postiza, etc.
  4. Soporte vital básico:
  • a. Arrodíllese al lado del paciente.
  • b. Coloque el talón de la mano (la parte de la palma al lado de la muñeca) en el centro del pecho, sobre la zona inferior del esternón (el hueso que une las costillas por delante). No la coloque sobre la parte del final del esternón.
  • c. Coloque la otra mano sobre la primera entrelazando los dedos.
  • d. Mantenga los brazos rectos, no doble los codos, y échese hacia adelante quedando casi encima de la víctima.
  • e. Empuje de forma rápida y firme, intentando bajar unos 5 cm el esternón pero no más de 6 cm, y posteriormente suelte toda la presión, permitiendo que el pecho vuelva a su posición original, pero sin dejar nunca de tener contacto entre las manos y el esternón.
  • f. Siga realizando esta acción a una frecuencia de 100-120 veces por minuto.
  • g. Solo si tiene formación previa debe realizar también maniobras de respiración. Estas consisten en que cada 30 masajes se realice una insuflación o ventilación pulmonar (boca a boca). Para ello se debe echar la frente para atrás y se debe abrir la boca de la víctima con una mano, mientras con la otra se cierra la nariz. Posteriormente se debe acoplar la boca sobre la boca de la víctima, sellándola completamente, y procediendo a soplar lentamente el aire que se tiene en el interior de los pulmones. Tras ello se debe esperar a que el aire salga de los pulmones de la víctima y que su pecho descienda, procediendo entonces a realizar una segunda insuflación de aire. No se debe de tardar más de 10 segundos en realizar ambas insuflaciones de aire.
  • h. Posteriormente se debe volver a la posición inicial y hacer otros 30 masajes sobre el pecho.
  • i. Mantener la relación 30 masajes: 2 respiraciones, todo el tiempo que mantengamos el soporte vital.
  • j. Si no tiene formación previa realice solo masaje a una velocidad de 100-120 compresiones por minuto, no realice el boca a boca.

    5. Si llega el desfibrilador. Enciéndalo y coloque los parches adhesivos en el paciente sobre su pecho desnudo. Mientras se colocan los parches se deberían continuar las maniobras de soporte vital básico.
  • a. Mientras el desfibrilador hace un control del ritmo cardiaco intente que NADIE toque a la víctima.
  • b. Si la descarga está indicada realícela, pero siempre indicando que NADIE toque a la víctima. Tras la descarga automática o manual siga haciendo las maniobras de soporte vital previas.
  • c. Si la descarga no está indicada continúe con las maniobras de soporte vital.

    6. Si el paciente se mueve, respira o abre los ojos, puede pararse el soporte vital.

Pasos de la reanimación cardiopulmonar RCP en niños

  1. Sirve la misma estructura de pasos que en los adultos. Sin embargo, en los niños es conveniente comenzar con 5 ventilaciones o insuflaciones, antes de comenzar con el masaje cardiaco.
  2. Se debe comprimir el tórax al menos un tercio de su profundidad, utilizando una o dos manos. En los niños menores de 1 año se deben utilizar los dedos.
Aunque esta información ha sido redactada por un especialista médico, su edición ha sido llevada a cabo por periodistas, por lo que es un contenido meramente orientativo y sin valor de indicación terapéutica ni diagnóstica. Recomendamos al lector/a que cualquier duda relacionada con la salud la consulte directamente con el profesional del ámbito sanitario correspondiente.