Hemorragia vaginal en el primer trimestre de la gestación

Causas de la hemorragia vaginal en el primer trimestre de la gestación
Aproximadamente un 20% de las mujeres sufren algún tipo de hemorragia vaginal durante el primer trimestre del embarazo. Ante un sangrado vaginal en el primer trimestre de la gestación, la primera sospecha debe ser una amenaza de aborto mientras no se demuestre lo contrario.

¿Cuáles son sus causas de la hemorragia vaginal durante el primer trimestre?

  • Hemorragia de implantación. Consiste en un sangrado leve (en cantidad menor a una menstruación) que se produce durante los primeros días de la concepción debido a la implantación del embrión en el útero. Algunas mujeres no se dan cuenta del embarazo porque confunden este sangrado con el comienzo de la menstruación. No se asocia a un peor pronóstico del embarazo, por lo que no se trata de una amenaza de aborto. A medida que el saco embrionario se implanta en el útero, provoca la rotura de pequeños vasos sanguíneos y, por tanto, sangrado. El color de la sangre puede variar desde oscuro (lo que significa que el sangrado se produjo hace algún tiempo y al no haber sido expulsado se ha ido oxidando y oscureciendo) hasta rojo vivo (lo que indica que las pérdidas son más recientes). Habitualmente el sangrado es muy leve, unas gotas de flujo color rosado a café claro y puede durar desde pocas horas a pocos días. En estos casos es conveniente guardar un poco de reposo y evitar el estrés físico y psicológico.
  • Aborto espontáneo. Es la causa más frecuente de hemorragia vaginal en el primer trimestre del embarazo. El 50% de las mujeres que sangran durante el primer trimestre del embarazo pueden sufrir un aborto. Otros síntomas de aborto son dolores abdominales intensos en el bajo vientre, similares a un dolor menstrual intenso, que se presentan a intervalos de tiempo regulares (contracciones) acompañados de descarga de tejidos a través de la vagina. En estos casos se requiere un examen ginecológico urgente. A partir del tercer mes de embarazo las probabilidades de aborto disminuyen considerablemente.


  • Embarazo ectópico. En el embarazo ectópico, el embrión se implanta fuera del útero, habitualmente en las trompas de Falopio. El crecimiento del embrión puede romper la trompa, poniendo en peligro la vida de la madre. El embarazo ectópico ocurre aproximadamente en el 2% de los embarazos. El embarazo ectópico también cursa con dolores abdominales intensos en el bajo vientre.
  • Embarazo molar (también llamado enfermedad trofoblástica). Es una situación rara en la que lo que crece dentro el útero en un tejido anormal (en vez de un bebé) que, en algunos casos puede ser cancerígeno y diseminarse a otras partes del cuerpo. Otros síntomas del embarazo molar son náuseas y vómitos severos y crecimiento rápido del útero.
  • Cambios en el cuello del útero. Durante el embarazo hay un mayor flujo de sangre hacia el cuello del útero y, las relaciones sexuales o los exámenes vaginales pueden producir un sangrado que no debe ser motivo de preocupación.
  • Infecciones. Cualquier infección del cervix, de la vagina o las enfermedades de transmisión sexual pueden producir hemorragia vaginal en el primer trimestre de la gestación.
Aunque esta información ha sido redactada por un especialista médico, su edición ha sido llevada a cabo por periodistas, por lo que es un contenido meramente orientativo y sin valor de indicación terapéutica ni diagnóstica. Recomendamos al lector/a que cualquier duda relacionada con la salud la consulte directamente con el profesional del ámbito sanitario correspondiente.

Buscador de enfermedades

A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T
U
V