Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

Fuster variaría el abordaje de la enfermedad cardiovascular

“Si la epidemia está subiendo, es que hemos fracasado”, dice el director del CNIC

Lunes, 01 de octubre de 2012, a las 09:18

Valentín Fuster, durante la conferencia magistral
impartida en el Pabellón Docente del HM Universitario Montepríncipe.

Redacción / Imagen: M. Á. Escobar. Madrid
Valentín Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiológicas (CNIC), ha participado en la inauguración de la ‘I Jornada de Actualización Cardiovascular (Del paciente a las guías clínicas)’, organizada por HM Hospitales y la Facultad de Medicina de la Universidad CEU-San Pablo, en el Pabellón Docente del HM Universitario Montepríncipe. El Dr. Fuster ha pronunciado la conferencia magistral ‘La enfermedad cardiovascular subclínica. El gran reto de la década’.

Durante su intervención, Valentín Fuster ha realizado un repaso de la historia de las enfermedades cardiovasculares “desde que en 1878 se diera a conocer la primera definición del infarto agudo de miocardio, hasta la actualidad”. Este cardiólogo ha hecho especial incidencia en que “no todo está en la genética”. “El infarto es una enfermedad adquirida en la conducta, debido a diversos factores de riesgo, como la obesidad, la presión arterial alta, el tabaco, la falta de ejercicio o la mala alimentación”, ha recordado.

Juan Abarca Campal y Juan Abarca Cidón flanquean
a Valentín Fuster.

En su opinión, “tampoco se puede criticar al obeso o al fumador, sino que hay que ser compresivo con ellos”. En este sentido, también ha explicado la lucha particular que ha iniciado para cambiar el término “prevención” por el de “promoción de la salud”. “Estamos en un momento muy fascinante por los cambios a la hora de abordar la enfermedad. A mí no me gusta hablar de prevención, porque tiene una connotación negativa; yo prefiero hablar de promover la salud. Debemos luchar por una sociedad más positiva. El problema es que a los gobiernos no les interesa la enfermedad crónica, se preocupan más de los agudos. Tampoco hay comunicación intersectorial, por ejemplo, entre la Administración sanitaria, la industria alimentaria o la agricultura. La solución al problema no la va a dar la ministra sola”.

Ante este panorama, Valentín Fuster se ha mostrado partidario de “cambiar la forma de abordar la enfermedad cardiovascular: “Si la epidemia está subiendo es que hemos fracasado. Necesitamos bases científicas para tratar estas patologías, nada de chocolates ni de otras historias. La ciencia es la base de la sociedad del futuro. La salud es esencial, y la educación es la gasolina”.