Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

Valdecilla detecta cada año 100 nuevos casos de psicosis o esquizofrenia

Un millar de pacientes reciben tratamiento anualmente por estos trastornos mentales

Lunes, 25 de junio de 2012, a las 12:29

Redacción. Santander
El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla detecta cada año 100 nuevos casos de psicosis o esquizofrenia, aunque el número de pacientes que reciben tratamiento anualmente por estos trastornos mentales asciende, en estos momentos, a un millar, ya que se trata de “una enfermedad crónica y de larga evolución” lo que hace que los pacientes aumenten periódicamente.

José Luís Vázquez-Barquero.

Así lo ha indicado el profesor de la Unidad de Investigación de Psiquiatría del Instituto para la Formación y la Investigación Marqués de Valdecilla (Ifimav) y jefe del Servicio de Psiquiatría de Valdecilla, José Luís Vázquez-Barquero, en una entrevista concedida a Europa Press, con motivo de la X Reunión Internacional sobre las Fases Tempranas de las Enfermedades Mentales.

Y es que esta reunión, que se ha celebrado en Santander, se ha centrado en los ‘Síntomas negativos o deficitarios de la psicosis’ y “especialmente” ha abordado la esquizofrenia y los trastornos bipolares, según ha detallado Vázquez-Barquero.

Estos síntomas negativos que suelen ser “la inhibición, la apatía, la pérdida de rendimiento, el aislamiento social o las dificultades de comunicación” han siso analizados en detalle en esta reunión.

“Estos síntomas deficitarios se están mostrando muy resistentes a los tratamientos, y, por ello, el objetivo de esta reunión ha sido analizar la naturaleza de estos síntomas, conocer cuál es su causa y cuáles son sus características para, después, tratar de descubrir qué tratamiento, de entre con los que hay hoy en día, es más eficaz y efectivo”, ha explicado Vázquez-Barquero.

Sobre la enfermedad mental de la psicosis, el jefe del Servicio de Psiquiatría de Valdecilla ha destacado que “el papel de la familia es esencial y básico”, ya que el 90 por ciento de los pacientes viven con sus familias. Y es que este trastorno suele manifestarse entre los 18 y los 25 años, una edad en la que “aún no se han alcanzado los niveles de autonomía e independencia social”, ha dicho.

“Que las familias estén involucradas y participen de manera activa en los diferentes procesos del tratamiento psicológico es esencial” y, por ello, ha hecho hincapié en que, en Valdecilla, los programas de tratamiento no sólo están dirigidos a los pacientes sino también a sus familias.