17 nov 2018 | Actualizado: 16:10

Un nuevo sistema reduce el riesgo de estrés de los bebés prematuros

El resultado es una pronta recuperación y menor tiempo en el hospital

Jueves, 15 de noviembre de 2012, a las 19:39

Redacción. Palma de Mallorca
El Hospital Universitario de Son Espases  ha incorporado una nueva tecnología que evita que los bebés prematuros se expongan a temperaturas frías y al exceso de manipulación durante los traslados entre diferentes estancias del hospital.

Los traslados de los bebés a las salas de cuidados intensivos o a otras dependencias hospitalarias suponen un momento crítico para los neonatos en general y, en especial para los prematuros, ya que durante esos desplazamientos dentro del propio hospital se puede producir un importante descenso de su temperatura corporal. Mantener constante la temperatura de los recién nacidos es un elemento esencial para evitar su estrés y asegurar su supervivencia, ya que cada grado de temperatura que pierde en el trayecto incrementa un 28% el riesgo de mortalidad y un 11% las posibilidades de sufrir algún tipo de infección. Además, el bebé necesita por lo menos una hora para volver a alcanzar su estabilidad fisiológica.

Con motivo del Día Internacional del Niño Prematuro, el Son Espases ha presentado un nuevo sistema que convierte las incubadoras y cunas térmicas en las que están los bebés en incubadoras de transporte intrahospitalario. Gracias a este dispositivo, los bebés prematuros y los neonatos que necesitan ser atendidos en UCIs neonatales pueden ser trasladados a cualquier unidad del hospital sin manipulaciones innecesarias y sin sufrir pérdidas de su temperatura corporal.

Si se les proporciona un ambiente adecuado y se evita moverle innecesariamente, el bebé puede emplear toda su energía en estabilizarse y desarrollarse en lugar de en combatir un entorno hostil. El resultado es que, los niños se recuperan antes y están menos tiempo en el hospital.

Estas “camas” funcionan como Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) móviles y no hay necesidad de trasladar al recién nacido de cama en cama. De este modo, cada incubadora o cuna térmica se convierte en el único hogar de estos frágiles neonatos durante toda su estancia en el hospital: desde la sala de partos hasta la UCIN (Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales) pasando por cualquier otra estancia del hospital, como cirugía o radiología.