Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Sábado, 14 de febrero de 2015, a las 17:58
Redacción. Mérida
El Servicio Extremeño de Salud (SES) y la Fundación Triángulo ultiman el protocolo específico que regulará la atención sanitaria que reciben las personas transexuales en la región, con la que se mejorará la detección de los casos de disforia de género y la calidad de la asistencia que recibe este grupo de población.

Juan José Garrido, director general de Asistenia Sanitaria.

Este protocolo de actuación clínica de la transexualidad abarcará desde la detección de un caso en Atención Primaria o en cualquier escalón del sistema sanitario, hasta su confirmación diagnóstica por parte de las Unidades de Salud Mental y el tratamiento especializado necesario, tanto endocrino como ginecológico, así como las reconstrucciones genitales necesarias.

El objetivo es que tanto el personal sanitario como las personas transexuales tengan claro y por escrito el itinerario de asistencia que tienen que seguir estos pacientes a la hora de ser atendidos por un especialista, evitando así que tengan que dar vueltas hasta encontrar la atención que precisan.

“Mejorará la calidad de vida y el desarrollo personal”

Además, gracias a este protocolo que verá la luz en pocos meses, permitirá que las personas transexuales puedan seguir su itinerario de asistencia saliendo lo menos posible de Extremadura ya que al no haber nada reglado tenían que desplazarse a ciudades como Málaga para recibir su atención sanitaria en muchas ocasiones.

Para el director general de Asistencia Sanitaria del SES, Juan José Garrido, este protocolo “mejorará la calidad de vida y el desarrollo personal de estos pacientes, evitando además la búsqueda de soluciones alternativas de dudosa eficacia”.

Según ha explicado Garrido, la reunión mantenida fue “muy fructífera” y se está trabajando en un “buen ambiente”, al tiempo que ha manifestado que con el protocolo se atenderá una demanda “histórica” con el que se atenderá a los usuarios a todos los niveles, con la única derivación de aquellas prácticas de cirugía específicas de reasignación de sexo, que se realizarán en alguna unidad de referencia nacional.