Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Un estudio sugiere abrir la veda de las estatinas a los menores de 40

Los resultados indican que personas con niveles altos de colesterol a los 30 y 40 años tienen riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares

Jueves, 29 de enero de 2015, a las 18:02
Redacción. Madrid
Las personas con niveles moderadamente altos de colesterol a los 30 y 40 años tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares con el paso de los años, señala un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Duke (Estados Unidos). A pesar de ello, la mayoría de ellos no cumplen los criterios para iniciar un tratamiento con estatinas, los medicamentos utilizados para bajar esta sustancia, según las directrices marcadas por la American Heart Association (AHA) y el American College of Cardiology (ACC).

El estudio indica que “las personas que están más tiempo expuestas a altos niveles de colesterol tienen un riesgo más alto de sufrir episodios cardiovasculares que quienes no lo están”. Así lo explica Michael Pencina, autor principal, quien añade: “Muchos de ellos no entrarían en el tratamiento según las nuevas directrices”.

Michael Pencina.

La investigación incide, pues, en que no es razonable no poder tratar a ninguna persona por debajo de los 40 años. En cualquier caso, Pencina considera que primero hay que probar con otras fórmulas relacionadas con una dieta saludable y hacer deporte y, en caso de que no funcionen, probar con las estatinas como último recurso.

Fue en el año 2013 cuando la AHA y la ACC informaron sobre las nuevas indicaciones, basadas en que los pasos más importantes para prevenir el colesterol eran hacer ejercicio y llevar una dieta saludable. Además, ampliaron el número de personas susceptibles de poder tomar las mencionadas estatinas.

En este nuevo grupo se encontraban quienes padecen una enfermedad cardíaca, aquellos con un nivel de colesterol ‘malo’ LDL de 190 o superior; pacientes con diabetes tipo 2 con edades entre los 40 y los 75 años; y personas en esta misma franja de edad con al menos un 7,5 por ciento de riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares en los próximos diez años, según las nuevas fórmulas de evaluación de riesgos.

El estudio se ha basado en los datos de 1.478 personas que a los 55 años tenían un corazón sano. Así, descubrieron que sólo el cuatro por ciento de los que tenían niveles bajos de colesterol terminaron desarrollando enfermedades cardiovasculares, así como el ocho por ciento de los que tuvieron el colesterol alto entre uno y diez años antes y el 17 por ciento de los que tuvieron el colesterol alto entre 11 y 20 años.

A pesar de ello, sólo una de cada seis personas con el colesterol alto había tomado estatinas a los 40 años y uno de cada tres a los 50 años. “Teniendo en cuenta que el colesterol se va acumulando en las arterias a lo largo del tiempo, cuanto más esperemos más acumulación habrá”, dice Pencina.

Semejanzas entre hombres y mujeres

Por su parte, otro estudio a nivel internacional ha concluido que el consumo de estatinas puede producir efectos positivos en mujeres de la misma manera que en los hombres. En este caso el estudio ha sido llevado a cabo por el Cholesterol Treatment Trialists’ Collaboration, una iniciativa conjunta entre el Centro de Ensayos Clínicos NHMRC de la Universidad de Sidney (Australia) y la Unidad de Estudios Epidemiológicos (CTSU) de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Concretamente los resultados, basados en el análisis de 22 casos clínicos, señalan que la reducción de muertes por cualquier causa es similar en hombres y en mujeres que toman estatinas.

Según Jordan Fulcher, cardiólogo e investigador del Centro de Ensayos Clínicos NHMRC de la Universidad de Sydney (Australia) y uno de los autores del estudio, “esto supone que el médico puede estar tranquilo a la hora de aplicar las mismas consideraciones en un tratamiento con estatinas en hombres que en mujeres”.

El análisis, basado en datos de más de 174.000 pacientes, indican que la cantidad de colesterol ‘malo’ LDL se redujo durante un año con las estatinas en la misma medida en mujeres que en hombres. La reducción de los accidentes cardiovasculares en relación con la reducción del LDL fue igualmente similar en unos y otras.

A pesar de los resultados la doctora Lori Mosta, profesora en el Columbia University Medical Center y directora del Preventive Cardiology at New York-Presbyterian Hospital, considera que aún hay dudas sobre el consumo de estatinas en mujeres y cree que hay que tener en cuenta factores que no han sido tomados en consideración por los investigadores.

Por ejemplo, hace referencia a las mujeres sin antecedentes de problemas cardiacos, así como a los posibles efectos secundarios, como el hecho de que su alto consumo se relaciona con un posible riesgo de sufrir diabetes. “Necesitamos más información sobre la seguridad a largo plazo”, señala.

Jordan Fulcher, por su parte, concluye que hasta el momento no se han constatado riesgos a largo plazo ni en hombres ni en mujeres.