12 nov 2018 | Actualizado: 18:50

Solo Castilla y León y Aragón toman nota de la reorganización del trasplante cardiaco

Matesanz reafirma la ilegalidad de campañas publicitarias individuales para lograr un órgano

Lunes, 13 de enero de 2014, a las 13:25
María Márquez. Madrid
Vigésimo quinto aniversario y nuevo récord para la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). El pasado año se pulverizaron las cifras que han hecho de esta entidad un referente internacional. Sigue la buena coordinación entre autonomías pero estas no parecen haber tomado nota de las recomendaciones para reorganizar las Unidades de Trasplante Cardiaco. A día de hoy, solo dos de ellas, Castilla y León y Aragón han iniciado contactos con la ONT para racionalizar esta asistencia.

La secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, y Rafael Matesanz, director general de la ONT.


Cronología de una recomendación que parece no surtir efecto

En la Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial (CI)  del SNS del día 7 de Noviembre de 2012 se aprobó, a petición de la Dirección General de Cartera Básica de Servicios del SNS, iniciar un proceso de revisión de los criterios de planificación de las unidades de trasplantes, que databan de 1996. El documento final hace hincapié en los cardiacos, porque es la única modalidad en descenso, y se citan seis hospitales que no llegan a las expectativas de la ONT en cuanto a trasplante adulto (Virgen de Arrixaca; Clínica Universitaria de Navarra; Miguel Servet; Clínico de Valladolid; Asturias; Clínic i Provincial), porque las Unidades de infantil sí cumplen las previsiones mínimas de 15 intervenciones anuales. Unos días antes del CI que cerró 2012 (20 de diciembre), el director de la ONT, Rafael Matesanz, adelantaba a los medios la necesidad de reenfocar unos criterios de planificación en el área de trasplantes cardiacos que se habían quedado obsoletos: hay demasiadas Unidades (18) para la población a la que atienden (listas de espera de 4-5 pacientes). El resultado es que, un año después, Matesanz confirma que solo dos autonomías parecen haber tomado cartas en el asunto. Se trata de Castilla y León, que está ‘hablando’ con el Hospital Gregorio Marañón de Madrid para derivarle pacientes, y Aragón, cuyo consejero también se ha puesto en contacto con Matesanz. Este ha resaltado que el pasado año “por primera vez” ha habido más trasplantes pulmonares que cardiacos, y ha insistido en que la replanificación comentada no solo se debió a razones de eficiencia de recursos económicos sino también a “garantizar la seguridad de los pacientes”. En esta línea, Farjas ha recordado que la gestión es “de cada servicio de salud” si bien ha defendido la necesidad de “revisar los estándares de calidad de la ONT”.

Casos concretos y redes sociales

El pasado 8 de enero, el Boletín Oficial del Estado publicaba la nueva orden por la que se regula el procedimiento de autorización para la realización de actividades de promoción y publicidad en la actividad trasplantadora. La medida se ha tomado para frenar campañas individuales impulsadas desde las redes sociales. “No queremos ‘clicks’ en facebook y twitter, sino donantes reales”, ha dicho Matesanz tajante, al tiempo que ha argumentado esta medida en el que hecho de que “si el donante es para un caso concreto, hay un riesgo muy grande de que finalmente no quiera donar”. Además, ha recordado que “las peticiones para una persona en concreto han estado prohibidas desde los años noventa”.

Castilla y León ha sido, un año más, la alumna aventajada

Para la presentación de datos tanto anuales (2013) como de de este 25 aniversario, han comparecido en el Ministerio la secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, y Matesanz. Las cifras del pasado año hablan de 4.279 trasplantes, 1.655 donaciones y una tasa de 35,1 donantes por millón de habitantes. Llevado a estos 25 años de actividad, se traducen en 90.000 trasplantes de órganos, 300.000 trasplantes de tejidos y 50.000 de progenitores hematopoyéticos. En total, 5000.000 beneficiarios, como ha resaltado Farjas. En el aspecto autonómico, Castilla y León ha vuelto a brillar un año más, y le acompañan en el ranking de las sobresalientes Aragón y Castilla-La Mancha que ha hecho, según Matesanz, “un esfuerzo espectacular".

Los pilares que han sustentado en los últimos años esta exitosa actividad (donación en asistolia, en vivo y renal cruzada) reforzarán sus datos este año, como ha pronosticado el director de la ONT. Son el resultado de una nueva estrategia necesaria a raíz de 2005, año de la reforma de la Ley de Seguridad Vial que ha hecho descender el número de donantes fallecidos en las carretera de 250 (2005) a 73 (2013).