Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 15:35

Siete novias para cuatro hospitales manchegos

Hasta siete empresas han mostrado su interés a la Consejería de Sanidad por conocer la condiciones de la futura gestión de estos centros

Lunes, 28 de enero de 2013, a las 20:48

Redacción. Toledo
Quirón, Capio, Ribera Salud, Sanitas, DKV, Orden Hospitalaria de San Juan de Dios y Mutua Terrassa. Estas son las siete empresas, según ha podido saber Redacción Médica, que se han dirigido a la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha para interesarse por los pliegos de los cuatro hospitales públicos que el gobierno que preside Dolores de Cospedal ha anunciado que van a pasar a funcionar con una gestión privada. Los centros "objeto de deseo" de estas siete empresas son Almansa, Manzanares, Tomelloso y Villarrobledo, estos dos últimos bajo una única estructura administrativa.

José Ignacio Echániz.

Aunque la intención del departamento que dirige José Ignacio Echániz era hacer públicos estos pliegos antes de que acabara el pasado 2012, lo cierto es que a fecha de hoy todavía no han salido a la luz pública, algo que se espera ocurra de forma inminente, pues la intención de la Consejería castellano-manchega es que los pliegos estén licitados en el primer semestre de este año, y que las empresas que finalmente se hagan con la gestión de los cuatro hospitales puedan comenzar su actividad en ellos a la vuelta del periodo vacacional de agosto.

Desde que Cospedal anunciara en diciembre de 2011 que su Gobierno había decidido privatizar la gestión de estos cuatro centros, los rumores sobre cuáles serían las empresas adjudicatarias no han cesado, alguno con cierta insistencia, como el de que la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios sería la entidad encargada de gestionar el Hospital de Manzanares. Lo cierto es que sin conocer públicamente los pliegos poco se puede aventurar sobre el resultado final de las licitaciones previstas, aunque Redacción Médica está en condiciones de afirmar que la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha vería con buenos ojos que entidades con tradición de asistencia sanitaria pudieran tener su oportunidad en la gestión de estos cuatro centros, como la citada Orden Hospitalaria o Mutua Terrassa. Y dada la polémica que siempre acompaña a este tipo de decisiones políticas, parece existir cierta preocupación en la administración regional por que grupos de capital riesgo, directamente o bien a través de algunas empresas, puedan ser los encargados de dirigir las estructuras de estos cuatro centros.