Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:20

Semergen advierte que las medidas de recortes no pueden afectar a los cuidados paliativos

Medio millón de españoles, el 1,5 por ciento de la población, requiere atención paliativa, similar a los cuidados que reciben los enfermos terminales de cáncer

Viernes, 08 de marzo de 2013, a las 13:41

Redacción. Pamplona
El presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria de Navarra (Semergen), Luis Mendo, ha advertido que “los cuidados paliativos no deben entrar en la política de recortes, al revés, hay que potenciar las unidades de paliativos tanto en hospitales como en Atención Primaria”. Así lo ha asegurado durante el acto de inauguración de las III Jornadas de Cuidados Paliativos que tienen lugar en Tudela.

Luis Mendo.

Para Mendo, “en estos momentos las inversiones en este campo están paradas, sin embargo, se necesita seguir desarrollando y potenciando la atención en cuidados paliativos”. Medio millón de españoles, el 1,5 por ciento de la población, requiere atención paliativa, similar a los cuidados que reciben los enfermos terminales de cáncer, porque padecen enfermedades crónicas avanzadas. Por este motivo, el presidente de Semergen ha afirmado que se necesita más inversión en la formación en cuidados paliativos. “Es una rama de la medicina que debe seguir creciendo en recursos humanos y formación”, ha aseverado.

Uno de los objetivos de estas Jornadas es precisamente formar a los médicos para mejorar el manejo de los pacientes con enfermedades que requieren de cuidados paliativos, muchos de los cuales son tratados en el ámbito de la Atención Primaria (AP).

En el caso de Navarra existen equipos especializados compuestos por médicos de AP y enfermería de cuidados paliativos que se desplazan a domicilio en una visita conjunta y, a partir de ahí, el paciente es seguido por estos profesionales que coordinan con los equipos de paliativos futuras visitas según la evolución del paciente.

Luis Mendo también ha destacado que es fundamental que el médico de Familia refuerce el contacto personal con el paciente, que conozca sus necesidades y sepa cómo dar alivio a las mismas. “Hablamos de necesidades no sólo físicas sino también espirituales. Cuidamos al ser humano en su globalidad, no sólo síntomas físicos”, ha concluido.