Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 16:20

Sedisa ve en el nombramiento de Vázquez “un paso en la profesionalización de la gestión”

Aboga por la redefinición de la estructura organizativa del dispositivo hospitalario

Viernes, 09 de octubre de 2015, a las 11:27
Redacción. Santiago de Compostela
La Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa) ha trasladado su felicitación al nuevo consejero de Sanidad, Jesús Vázquez Almuíña, al que ofrece su “colaboración en pro de un sistema sanitario eficiente y de calidad”.

Joaquín Estévez.

A través de un comunicado de prensa, Sedisa destaca que Vázquez Almuíña “ha desempeñado cargos en gestión sanitaria” como director provincial del Servicio Gallego de Salud (Sergas) de Pontevedra; director-gerente del Hospital Meixoeiro; coordinador del servicio de Admisión, Documentación Clínica y Atención al Paciente del Hospital Meixoeiro de Vigo; y médico del Servicio de Admisión del mismo hospital, entre otros.

“Los directivos de la salud anuncian su apoyo a este profesional, así como su colaboración en pro de un sistema sanitario eficiente y de calidad”, ha destacado Sedisa. En este sentido, considera que este nombramiento “supone un paso en la profesionalización de la gestión para favorecer la calidad asistencial y la eficiencia, ante la necesidad de
propuestas de futuro y de cambios legislativos y organizativos necesarios”.

“Algo que solo es posible y sostenible si los gobiernos y políticos apuestan por ello más allá de las promesas electorales y confían en directivos de la salud profesionales”, ha explicado el presidente de Sedisa, Joaquín Estévez.

Además, “junto a la despolitización de los cargos directivos y la continuación con el trabajo realizado ya en la profesionalización de la gestión”, el presidente de Sedisa destaca otras necesidades organizativas generales en la sanidad como “la redefinición de la estructura organizativa del dispositivo hospitalario, concentrando los recursos en los hospitales según su nivel de cualificación, y la transparencia, evaluación y rendición de cuentas”.

A ello suma “la corresponsabilización de los profesionales sanitarios con la gestión sanitaria y la realización de presupuestos realistas, cumplibles, específicos y finalistas para la innovación”.