Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 17:10

Secpal asegura que la atención de cuidados paliativos domiciliarios está en riesgo

Señala que no tiene en cuenta la experiencia ni la singularidad de la atención al final de la vida para cubrir sus plazas

Jueves, 12 de marzo de 2015, a las 13:29
Redacción. Zaragoza
La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal) pide al Servicio Aragonés de Salud que reconsidere su postura de “no tener en cuenta la experiencia ni la competencia profesional en la atención de los enfermos al final de la vida a la hora de cubrir las plazas de los equipos de cuidados paliativos domiciliarios (ESAD), dentro de su próxima regularización de personal”.

Álvaro Gándara, presidente de Secpal.

Secpal asegura que “tiene previsto un proceso de promoción interna para que los puestos eventuales, pasen a ser interinos de la plantilla orgánica”. Se da la circunstancia de que plazas como las del Equipo de Soporte de Atención Domiciliaria (ESAD) de Cuidados Paliativos del Sector de Teruel, ubicado en el Centro de Salud Teruel Ensanche, ocupadas actualmente por un médico y una enfermera, con 12 años de experiencia, se ofertarán a promoción interna o a bolsa de empleo. En este proceso primará la antigüedad, pero ningún otro tipo de requisito añadido, como la experiencia o la especificidad de la atención al final de la vida.

Para Secpal esta medida supone sin duda alguna una merma en la atención al enfermo en situación del final de la vida en domicilio, “desmantelando lo que tanto trabajo y esfuerzo personal ha costado”. En sentido, hay que destacar que se trata de un ESAD consolidado, con una andadura y una experiencia de 12 años, y que se ha esmerado en dar forma y cumplir la  Ley 10/2011 de 24 marzo,  de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de morir y de la muerte.

Si sigue adelante el proceso en los términos planteados, se estará obviando por parte del Servicio Aragonés de Salud, la formación específica de los profesionales de cuidados paliativos, que entre sus tareas tienen las de acompañar a los pacientes en su proceso de morir, atender las necesidades de las familias, servir de coordinadores entre los niveles asistenciales por los que pasa el paciente, dar formación continuada a médicos y enfermeras del Sector Teruel, etc., todo ello dirigido a proporcionar una atención integral, multidisciplinar, eficaz, eficiente y de calidad.

La sociedad expresa su apoyo a estos profesionales e insta a las autoridades sanitarias a que de una vez por todas tengan en cuenta el reconocimiento o la acreditación profesional de los profesionales que llevan años trabajando en la atención al final de la vida, a través de mecanismos contemplados en la legislación sanitaria como son las Áreas de Capacitación Específica (ACE).

Al igual que reivindican estos profesionales, Secpal considera que la provisión de plazas debe exigir un perfil especial para el profesional que las debe ocupar. Y en el caso de cuidados paliativos no cabe duda, ya que “se trata de un trabajo específico con enfermos en situación terminal -oncológicos y no oncológicos- e inmovilizados complejos. Para desarrollar esta labor correctamente, además de un adecuado conocimiento científico-técnico de los problemas clínicos específicos, son imprescindibles extensas habilidades de comunicación con los pacientes y familiares y, por supuesto, capacidad para comprender y resolver dilemas éticos complicados”.