Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00

La plantilla sanitaria tiene el doble de veteranos que la media nacional

En total hay 941.000 sanitarios trabajando en el sector, el quinto de 88 en tasa de ocupación

Lunes, 25 de enero de 2016, a las 12:35
David García. Madrid
Los trabajadores en actividades sanitarias acumulan con respecto al resto de sectores en España una mayor antigüedad en sus empresas, una mayor temporalidad en sus contratos, tienen una mayor tasa de pluriempleo y son más mayores.

De hecho, “la población ocupada en las actividades sanitarias está envejecida en relación con la media general” y que si en el total de todas las actividades hay casi dos jóvenes por cada persona mayor, en sanidad es casi un joven por cada mayor.
 
Así al menos se desprende de los resultados del estudio ‘El empleo en actividades sanitarias y su evolución durante la crisis’, elaborado por  Fernando Puig-Samper, de la Secretaría Confederal de Protección Social  y Políticas Públicas de CCOO.

"En el conjunto de la población ocupada el 25,5 por ciento de los hombres y el 27,7 por ciento de las mujeres tienen menos de 35 años, cifras que superan las de las actividades sanitarias, un 16,6 por ciento de hombres y un 22,7 por ciento de mujeres", detalla el informe.

 
Puig-Samper insiste en su estudio que “no debería hablarse de actividades sanitarias sin diferenciar, en lo que al empleo se refiere, el sector público y el privado” y explica al respecto que “el impacto de la crisis ha sido diferente en cada caso”. Así, dice en las conclusiones que “la sanidad pública se ha contraído, mientras que la privada se ha expandido”, ya que en el segundo caso, precisa, “superado el bache de 2010, la sanidad privada ha visto cómo el empleo se incrementaba entre 2008 y 2014 un 14,2 por ciento, mientras que en la pública el crecimiento en el mismo periodo es de un 0,3 por ciento”.
 
Entre sus conclusiones, el estudio viene a demostrar también según su autor que “el empleo en las actividades sanitarias ha aguantado mejor los embates de la crisis que otros sectores”. Sin embargo, detalla que se ha apreciado una “disminución en la calidad del empleo, en la que las diferencias entre el sector público y el privado se incrementan con la extensión del trabajo autónomo, el incremento del tiempo parcial y del número de personas trabajando en el sector privado”.
 
Algunos datos concretos
 

Comparación entre el porcentaje de ocupados en actividades sanitarias y en el total de todos los sectores. Fuente: ‘El empleo en actividades sanitarias y su evolución durante la crisis’.

El estudio de CCOO arroja algunos datos concretos sobre el empleo sanitario. Por un lado, que en el cuarto trimestre de 2014 estaban trabajando en actividades sanitarias un total de 941.000 personas (566.400 en la pública y 374.600 en la privada) y que el 5,4 por ciento de los trabajadores ocupados en ese momento, lo estaban en profesiones sanitarias (en 2002 esa cifra era del 3,9 por ciento), siendo este el quinto subsector  de actividad entre los 88 que distinguen las estadísticas oficiales del Gobierno, rozando así el millón de ocupados.
 
El 60,2 por ciento de ellos son asalariados en el sector público y la mayoría son mujeres y además, estas son más jóvenes que los hombres. De hecho, solo en la franja de más de 65 años los hombres son mayoría.
 
También es más alta que la media la tasa de temporalidad. Si a nivel general esta tasa es del 24,2 por ciento, en sanidad es del 25 por ciento. Si se atiende solo a la sanidad pública, la cifra sube hasta el 28,6 por ciento, y en la privada del 18,1 por ciento.
 
En cuanto al número de horas, la media nacional es de 37 horas semanales, pero dentro de las actividades sanitarias varía: la media es de 36 horas pero en la pública es de 37 y en la privada es de 34,5.
 
También es más alta la antigüedad en la empresa. Mientras que en el conjunto de todas las actividades es de 128 meses (10,7 años), en las sanitarias es de 179 meses (14,9 años), debido en gran parte a la sanidad pública, obviamente.
 
El informe revela además que el 6 por ciento de los sanitarios está pluriempleado. “es una tasa de pluriempleo alta”, dice como conclusión, ya que la media nacional en todas las actividades es del 2,2 por ciento. En total, 56.800 sanitarios están pluriempleados. De ellos, 27.400 tienen otro segundo empleo también sanitario; 19.000 tiene otro segundo empleo que no es sanitario; y 10.400 tienen un primer empleo no sanitario pero el segundo sí que es en este sector.
 
En cuanto a los salarios, el sector tiene unos sueldos medios superiores a los observados con carácter general en un 33,8 por ciento, “una diferencia que está explicada por los salarios medios de la sanidad pública”, donde de hecho los salarios son un 51,7 por ciento más altos.

Sueldos medios de los sanitarios (de la privada y la pública) en comparación con el total de todos los sectores. Fuente: ‘El empleo en actividades sanitarias y su evolución durante la crisis’.


 Puig-Samper hace una mención a los profesionales de la Medicina y Enfermería, detallando que se “han perdido parte de sus empleos de manera relevante”, con 397.000 mil empleos menos en 2014 que en 2011. “Cuando el núcleo de las organizaciones se ve afectado de esta forma, con caídas del 5,1 por ciento  entre la Enfermería (al tiempo  que crece el número de técnicos de Enfermería) y del 7,4 por ciento entre los profesionales de la  Medicina de la sanidad pública, no se puede pensar que al mismo tiempo pueden impulsar se proyectos de reingeniería organizativa que necesitan la participación y complicidad de estos mismos profesionales”, dice a modo de conclusión.
 
Sobre las políticas de contratación, Puig-Samper considera que “el actual modelo de convocatorias de Oferta de Empleo Público (OEP) no está funcionando”, y explica al respecto que “no sólo porque el volumen de plazas convocadas sea mayor o menor, sino porque desde que se diseñan hasta que la provisión de las plazas previstas se hace efectiva pasan varios años”. Especifica al respecto que “aunque todos los profesionales en la sanidad pública fueran indefinidos, la reposición de las vacantes que se produjeran tendría que hacerse con contrataciones temporales ante la inoperancia del sistema OEP”.

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda al informe completo de CCOO