24 de septiembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Ana Sánchez Atrio estalla en una carta

Califica de “bochornosa” la actitud de la presidenta, Sonia López Arribas, en los plenos

Martes, 10 de marzo de 2015, a las 15:25
Redacción. Madrid
La vicepresidenta del Colegio de Médicos de Madrid ha hecho pública una carta en la que denuncia los “despropósitos de la presidenta” que, a su juicio, “forman parte del acoso y derribo que viene sufriendo la Junta Directiva por parte de un grupo de colegiados perdedores”.

Ana Sánchez Atrio, vicepresidenta del Colegio de Médicos de Madrid.

Ana Sánchez Atrio defiende la gestión hecha por la Junta Directiva, a excepción de la presidenta, y califica como “absolutamente bochornoso que una presidenta llame dos veces a la Policía con denuncias falsas”. “¿No es vergonzante de por sí para la institución, que la persona que debería representarla dignamente haga el ridículo de esa manera? Más ridículo cuando se conoce la situación por la que esta señora hace ese gasto público innecesario”, añade.

“Sepan ustedes que salir en rojo en el dominical de La Razón es todo un honor para mí, sobre todo cuando ese medio está soportado por un periodista que se dedica a insultar gravemente por las redes sociales, y a acusar de cosas que no puede demostrar”, asegura la vicepresidenta.

Asimismo, se pregunta “¿cómo puede, la presidenta Sonia López Arribas, retirar puntos del orden del día, según su criterio personal de falta de información, cuando tiene a su disposición todos los datos, al igual que el resto de la Junta Directiva?”.

La vicepresidenta tampoco entiende que López Arribas invite a los Plenos “exclusivamente a colegiados integrantes de una Asociación para la defensa del Colegio cuyo fin es difundir noticias sesgadas y falsas en blogs y redes sociales, así como denunciar a los miembros de la Junta Directiva”.

Sánchez Atrio asegura “no estar nerviosa”, “estoy indignada, abochornada, alucinada”. En su opinión “esta situación no la hemos provocado nosotros, es decir la Junta Directiva a la que acosa la propia presidenta de la misma”. “Nosotros”, continua, “cuando hemos sido conscientes de lo que realmente estaba pasando, hemos pedido que se justifiquen unas cuentas (las cuentas del Gran Capitán de una presidente que se niega reiteradamente a rendirlas), de forma discreta e interna en principio pero, ante su obstinada negativa fueron necesariamente denunciadas ante la Justicia y admitidas a trámite (aún pendientes de juicio)”.

“Algunos decidieron retirarse, muy comprensible y, asqueados de semejante presidenta, dimitieron por no poder aguantarle. Otros, decidimos enfrentarnos a esta situación e intentar cumplir con el compromiso adquirido con nuestros votantes y no dejar al colegio en un momento crítico y en malas condiciones”.

“Espero sinceramente”, concluye la vicepresidenta, “que dejen ya en paz a los que nos toca ahora trabajar por el colegio. Que dejen en manos de la Justicia los procesos inconclusos.

Que no impidan cambiar y actualizar unos Estatutos de forma que estas situaciones no vuelvan a vivirse. Y, por último, que los periodistas de bien dejen de difundir y hacerse copartícipes de un plan de acoso y derribo de unas pocas personas con intereses poco claros, contra médicos que trabajan para mejorar la institución”.

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda a la carta