16 nov 2018 | Actualizado: 18:20
Martes, 17 de noviembre de 2015, a las 11:03
Redacción. Guadalajara
Profesionales de los servicios de Neumología, Farmacia y de Atención Primaria del Área Integrada de Guadalajara, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, han diseñado un protocolo para mejorar el manejo de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC).

Los profesionales del Área Integrada de Guadalajara que han diseñado un protocolo para mejorar el manejo de la EPOC.

El trabajo de este grupo multidisciplinar de EPOC ha permitido confirmar las deficiencias que existen en el manejo de esta enfermedad. 

Tras una primera fase de análisis, y ante la confusión que existe actualmente en el manejo de la enfermedad, con guías clínicas que transmiten mensajes no siempre consistentes, se ha diseñado un plan de actuación.

Como primer paso, se ha elaborado un protocolo de actuación, sencillo, que permita corregir las principales deficiencias actuales y que dé respuesta a las dudas que puedan surgir entre los profesionales sanitarios.

Este protocolo aborda aspectos técnicos que pueden resumirse en 5 puntos. En primer lugar, mejorar la calidad del diagnóstico mediante el uso de sistema de función pulmonar simplificados y la difusión de la espirometría. Asimismo, contempla crear cauces ágiles de comunicación entre Atención Primaria y el servicio de Neumología para que todo paciente pueda tener una valoración correcta, especialmente en pacientes jóvenes y complejos.

En tercer lugar, pretende fomentar las medidas preventivas, como dejar de fumar, fomentar la actividad física regular y vacunación antigripal y neumocócica. Por otra parte, establece la creación de pautas ordenadas de tratamiento que reduzcan la confusión existente actualmente motivada por una gran proliferación de fármacos y dispositivos de inhalación. Y, finalmente, evitar el uso excesivo de medicación innecesaria que han detectado en ciertos grupos de pacientes en los análisis previos de auditoría.

Según los autores del protocolo, éste es solo un primer paso en la implementación de un programa integral de formación, que esperan se traduzca en cambios positivos en el manejo de una enfermedad, ya que no solo origina la muerte de muchos pacientes, sino que deteriora su calidad vida en la gran mayoría.