16 nov 2018 | Actualizado: 09:20

PP y UPyD ‘pedirán cuentas’ al Gobierno por la paralización del proyecto BioCruces

Ambos partidos defienden la importancia de mantener la investigación pese a la crisis

Lunes, 15 de abril de 2013, a las 14:03

Redacción. Bilbao
Las reacciones a la decisión de paralizar el proyecto BioCruces por parte del Gobierno sigue provocando reacciones. Si primero fue la parlamentaria del PP, Laura Garrido, quien pidió al Ejecutivo “rectificar” y “priorizar” dicho proyecto, este lunes ha sido Gorka Maneiro, de UPyD, quien ha anunciado que su partido presentará una proposición en el Parlamento “para que el proyecto siga adelante sin recortes”.

Laura Garrido y Gorka Maneiro, parlamentarios de PP y UPyD, respectivamente.

El portavoz del grupo parlamentario a calificado de “error” una paralización que supone “un sopapo a la investigación científica”. “La medida es un freno a la llegada de científicos y un aliciente para que los investigadores que trabajan aquí se marchen”, ha añadido Maneiro antes de anunciar que “pediremos al Parlamento que inste al Gobierno a continuar, ya que necesitamos I+D en el ámbito sanitario”.

Desde UPyD, la decisión de paralizar el proyecto es “incomprensible” y “en absoluto justificada”. “Es en tiempos de crisis económica cuando debemos negarnos a que se recorte la investigación y el desarrollo”, añade Maneiro en un comunicado en el que se considera que es precisamente la investigación lo que “nos ayudará a salir de la crisis y sentar las bases del futuro”.

Con respecto a la dimisión de la Dirección Científica de Biocruces, ha asegurado que “refleja el malestar que están provocando las decisiones equivocadas del Gobierno”. Sobre ese mismo tema, Laura Garrido ha afirmado que las dimisiones responden a la “falta de apoyo” existente por parte del Ejecutivo.

Garrido ha anunciado que el PP presentará varias iniciativas para que el consejero Darpón explique “cómo se ha podido llegar a esta situación tan grave”. Además, ha recordado que la paralización del proyecto puede provocar que se pierda “dinero ya invertido” procedente de fondos europeos y un crédito blando del Gobierno central.