Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

PP y PAR rechazan dos proposiciones contra la reforma sanitaria

Solicitaban que se garantice la asistencia pública y gratuita a toda la ciudadanía

Viernes, 28 de septiembre de 2012, a las 13:59

Redacción. Zaragoza
El PP y el PAR han rechazado en el Pleno de las Cortes de Aragón dos proposiciones no de ley del PSOE y de CHA en contra de los "recortes" en las prestaciones sanitarias que sí ha apoyado IU.

Eduardo Alonso, diputado socialista.

El PSOE proponía que las Cortes solicitaran la derogación del real decreto y solicitar al gobierno central dialogar con las fuerzas políticas, los agentes sociales y las comunidades autónomas para alcanzar un gran acuerdo que permita garantizar la sostenibilidad del sistema nacional de salud manteniendo los principios de la ley de Sanidad de 1986.

Por su parte, CHA reclamaba el rechazo del Parlamento a la reforma sanitaria introducida por el real decreto por entender que vulnera la competencia de la comunidad sobre sanidad y salud pública y el derecho de todas las personas a acceder a los servicios públicos de salud en condiciones de igualdad, universalidad y calidad.

También instaba al gobierno de Aragón a que defienda ese derecho, como reconoce el Estatuto de Autonomía y, de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos, a seguir garantizando la asistencia pública y gratuita a toda la ciudadanía.

En defensa de la iniciativa socialista ha intervenido el diputado Eduardo Alonso, quien ha denunciado que la "tijera" ha entrado en las plantillas y en la cartera de servicios, en las prestaciones, en las urgencias o en la farmacia, y todo eso acabará repercutiendo negativamente en la calidad asistencial. Además, ha advertido que los primeros afectados han sido los inmigrantes sin papeles, pero después irán los parados no cotizantes y las clases medias.

Por su parte, la portavoz de CHA, Nieves Ibeas, ha insistido en que se han vulnerado competencias exclusivas de la Comunidad y el derecho a las personas de acceder a la sanidad en condiciones de igualdad y calidad y ha calificado de "auténtica xenofobia institucional" medidas excluyentes para los colectivos más desprotegidos y vulnerables, por lo que ha exigido su retirada y que las Cortes no sean "cómplices" de esa decisión.

En el debate, el PAR ha presentado una enmienda de modificación con la que pretendía, según ha dicho su portavoz, Manuel Blasco, dar solución a la diversidad de opiniones y criterios, aunque no la han aceptado ni PSOE ni CHA. En ella, el PAR pedía que el Gobierno de Aragón mostrara su desacuerdo ante cualquier medida que el ejecutivo central pretenda imponer sin diálogo político, social, y territorial, y que rechazara aquellas que afecten negativamente al autogobierno de Aragón.

Además, instaba al ejecutivo de Aragón a velar por que, en la aplicación de las medidas decididas "unilateralmente" por el gobierno central, en el ámbito de sus competencias, se garantice la igualdad de oportunidades en el acceso en condiciones de calidad a la prestación de los servicios esenciales del Estado del Bienestar.

Así como a analizar las consecuencias de la aplicación de cada medida de manera que se adopten criterios de adecuación a las peculiaridades sociales y demográficas de la comunidad. IU sí ha votado a favor de las propuestas del PSOE y de CHA por considerar, ha apuntado su diputada, Patricia Luquin, que el PP entiende la sostenibilidad con recortes de derechos, prestaciones y garantías y porque el real decreto ley supone "una auténtica contrarreforma sanitaria" que deja fuera del sistema de salud a miles de personas y rompe los principios de accesibilidad, universalidad y gratuidad.

Para Luquin, supone el ataque más importante que ha sufrido la sanidad pública y la aplicación de un "apartheid" sanitario. Sin embargo, Ramón Celma, del PP, ha recalcado que el objetivo único del gobierno es garantizar el sistema sanitario, con medidas que han supuesto en Aragón un ahorro de 60 millones de euros el primer semestre del año, y ha criticado las "contradicción" del PSOE en su iniciativa por pedir que se derogue el real decreto ley y al mismo tiempo que se garantice el sistema sanitario.

Ha indicado que los hechos demuestran la necesidad de adoptar estas medidas y ha espetado al PSOE que sus argumentos "falsos" no se han cumplido, como que las viudas, los autónomos y parados de larga duración, los mayores de 26 años sin ingresos o los inmigrantes se iban a quedar sin asistencia sanitaria.