Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 11:10

Osakidetza comenzará los cursos de deshabituación tabáquica en los próximos meses

La comarca de Ezkerraldea-Enkarterri es la que concentra más fumadores

Jueves, 17 de marzo de 2011, a las 16:13

Redacción. Vizcaya
Osakidetza comenzará en los próximos meses a impartir a los profesionales sanitarios de la Comarca Ezkerraldea-Enkarterri cursos específicos de deshabituación tabáquica para que estén más preparados para hacer frente  a las demandas de los pacientes que soliciten su ayuda en ese área donde se concentra la mayor proporción de fumadores de la región.  Y es que, los hombres de la comarca sanitaria de Ezkerraldea y las mujeres de Comarca Uribe sin los dos grupos de población vasca que más fuman con unos porcentajes del 35,7 por ciento del total de los hombres de la comarca en el caso de los hombres y del 26,9% del total en la caso de las mujeres de Comarca Uribe.

El objetivo es conseguir que los vascos dejen de fumar

Son los datos que refleja una encuesta elaborada por la Sociedad de Hipertensión y Riesgo Cardiovascular del País Vasco (EUSTEN) que fueron presentados ayer por la tarde en el Hospital San Juan de Dios en el marco de una conferencia impartida por Fernando Mato y Concepción Ugarte (médicos de familia de la Unidad de Tabaquismo de la Comarca Ezkerraldea-Enkarterri y miembros esta sociedad y que llevaba por título ‘El tabaco me parte el corazón; tabaquismo y riesgo cardiovascular”.

En la conferencia se expusieron las nuevas medidas y actividades que desde el departamento de Sanidad y Consumo y Osakidetza se están implementando para ayudar a las personas fumadoras a abandonar el hábito tabáquico, entre las que destaca, la puesta en marcha de cursillos de formación para médicos y enfermeras con el fin de prepararles de forma adecuada en técnicas de deshabituación tabáquica individual”.

Y es que , tal y como ha explicado Mato, el objetivo del departamento de Sanidad y Consumo es que “aunque cualquier médico o enfermera de atención primaria estará capacitado para ayudar a sus pacientes a dejar de fumar, en cada centro de salud habrá un médico y una enfermera referentes en lo relativo a la deshabituación tabáquica, a los que los profesionales sanitarios podrán derivar las personas interesadas en dejar de fumar”.

Asimismo, ha adelantado que en unos dos meses, se van a poner en marcha también unas iniciativas docentes encaminadas a formar a los profesionales sanitarios en la deshabituación tabáquica grupal. “El fin es tener operativa en breve plazo una ayuda estructurada de deshabituación tabáquica individual y grupal a través de la red pública de atención primaria”.

Cada año mueren en España 56.000 personas a causa del tabaco, lo que supone que cada día más de 150 personas fallecen por este motivo. “En el caso del País Vasco, la mortalidad atribuible al consumo de tabaco supera las 2.500 personas cada año, por lo que es un problema de salud pública relevante que desde Osakidetza se quiere reducir en todo lo posible”.

Si bien la idea es que “todos los médicos y enfermeros de atención primaria puedan atender a los pacientes que tienen asignados, el establecimiento de estas medidas y la constitución de unos referentes en este ámbito dentro de cada centro de salud, van a redundar positivamente en favorecer el abandono del tabaco, aumentando la oferta de ayuda a los fumadores que deseen dejarlo”.

El experto ha distinguido los dos grupos de pacientes fumadores: “Por un lado, se encuentran los que no están preparados para dejar de fumar. Con ellos, la labor de los profesionales es la de informarles de los riesgos, aconsejarles que dejen de fumar, motivarles para que abandonen el hábito y ofrecer su ayuda profesional si desean realizar un intento de dejar el tabaco”.

Para el otro grupo, el de los fumadores que sí están preparados para dejar de fumar, “compuesto por los fumadores que quieren dejar el hábito y que en la mayor parte de las ocasiones ya lo han intentado, se pueden beneficiar directamente de las ayudas para la deshabituación tabáquica individual o en grupo”. Asimismo, ha hecho hincapié en que “ahora, dejar de fumar es más fácil: además del apoyo del profesional sanitario, existen fármacos muy eficaces que pueden ayudarnos mucho a eliminar el síndrome de abstinencia de la nicotina”.