Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 10:20

“Sé dónde están los límites de la legalidad constitucional”

Mato asegura al PSOE que no puede “interferir” sino velar por que se cumplan los servicios públicos

Martes, 15 de enero de 2013, a las 23:38

María Márquez. Madrid
La ministra de Sanidad, Ana Mato, ha inaugurado el periodo de sesiones del pleno del Senado rechazando las críticas socialistas por su falta de “mediación” en el conflicto de la sanidad madrileña. “No comparto decisiones, pero sé dónde están los límites”, ha dicho, además de recalcar que su cometido es el de “velar” para que se mantengan los servicios públicos y respetar “la legalidad constitucional”.

El portavoz de Sanidad del PSOE en el Senado, Roberto Lertxundi, en la que ha supuesto su última partición en el pleno, en la que ha preguntado a la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato.

El portavoz de Sanidad del PSOE, Roberto Lertxundi, ha acusado al Gobierno regional de “expoliar el Sistema Nacional de Salud” y “repartirse el botín de la sanidad” y al Ministerio de mantener “silencio, pasividad y complicidad con la Comunidad de Madrid”. A las críticas, la ministra ha respondido reprochando al grupo de la oposición de “practicar una política sectaria” que se traduce en “solo tener en cuenta quién toma una decisión”, alegando que las políticas de Cataluña y Andalucía, de distinto signo político, no suscitan las mismas protestas de los socialistas.

Futura campaña de información sobre el ‘turismo de células madre’

Mato también ha respondido al portavoz del Grupo Vasco, José María Cazalis, sobre futuras medidas gubernamentales ante el denominado “turismo de células madre” y la Declaración de Quito. Cazalis ha dibujado un escenario con problemas bioéticos “muy graves” procedentes de clínicas privadas que se anuncian con total impunidad en la red. La ministra de Sanidad ha agradecido el “ánimo constructivo” de la pregunta del Grupo Vasco, y ha subrayado su “rechazo rotundo” a la publicidad de este tipo de tratamientos “sin utilidad científica demostrada” y que además suponen “efectos secundarios”. En esta línea, Mato se ha comprometido a iniciar una campaña estatal de información, así como de aumentar la cooperación internacional en este asunto.