Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:50

Miren Basaras: “Esta debe ser la década de las vacunas”.

La experta ha asegurado que las nuevas tecionolgías darán resultados en los próximso años

Viernes, 01 de abril de 2011, a las 14:27

Redacción. Bilbao
“Esta debe ser la década de las vacunas”. Así lo ha asegurado la doctora Miren Basaras, del departamento de Inmunología, Microbiología y Parasitología de la UPV/EHU en el marco de las III Jornadas de Actualización en Vacunas y Patología Infecciosa -organizadas por la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao, en el que ha expresado también su esperanza en que las nuevas tecnologías den pronto paso a grandes logros en este campo.

Miren Basara.

“La necesidad de nuevas vacunas es debida, en parte, a que existen muchas infecciones que actualmente no pueden prevenirse ni tratarse adecuadamente debido a su resistencia a los diferentes antimicrobianos. Un ejemplo claro de este hecho es la tuberculosis o el sida”, ha agregado Basara que hay señalado que “existen nuevas tecnologías para la búsqueda de nuevas vacunas, entre ellas las vacunas con vectores vivos, vacunas de DNA o nuevos adyuvantes. Sin embargo, la estrategia ideal sería utilizar nuevos adyuvantes que potenciaran la repuesta inmune del ser humano frente al microorganismo junto a antígenos seleccionados específicamente”.

Respecto a la tuberculosis, una de las vacujas que ,m junto a la del VIH se ha buscado con más insistencia en los últimos años, Basara ha explicado que “la vacuna que actualmente disponemos no es capaz de prevenir las formas pulmonares de la enfermedad. Por ello, el Plan Global para detener la Tuberculosis propone que para el año 2015 debería existir una nueva vacuna”.

Finalmente, en relación con el virus de la inmunodeficiencia humana, causante del VIH, Basara ha explicado que es un virus muy variable que presenta gran cantidad de tipos y subtipos distintos, “por tanto la vacuna ideal debería ser capaz de prevenir todos estos ellos”, por lo que las estrategias que se empelan se centran en buscar el modo de incrementar la producción de anticuerpos o en inducir una respuesta inmune celular que destruya las células infectadas por el virus. "Actualmente, la tendencia es a combinar ambas estrategias (denominada “prime-boost”), de tal manera que primero induzcamos un tipo de respuesta con un tipo de vacuna y posteriormente añadamos una segunda vacuna que inducirá otro tipo de respuesta. Así sumando ambas respuestas, la eficacia de la vacuna podrá aumentar”, ha indicado la experta.