Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Más de 170 sanitarios analizan la atención al paciente anciano de alto riesgo

Las unidades de corta estancia persiguen ordenar y minimizar el impacto de los ingresos urgentes

Sábado, 27 de febrero de 2016, a las 11:17
Redacción. Madrid
El Hospital Universitario Doctor Peset y la Sociedad de Medicina de Urgencias y Emergencias de la Comunitat Valenciana (Semes-­CV) han organizado la I Jornada Nacional de Unidades de Corta Estancia y IV Jornada de la Comunitat Valenciana sobre la atención al paciente anciano de alto riesgo en unidades específicas.

Celebración de la I Jornada Nacional de Unidades de Corta Estancia.

Este encuentro ha reunido en Valencia a más de 170 médicos y profesionales de enfermería de las distintas unidades de corta estancia (UCE) y servicios de urgencias de la Comunitat y de otros puntos de España para analizar la atención hospitalaria que se presta en estas unidades al paciente de edad avanzada y múltiples patologías que ingresa descompensado desde urgencias.

“La detección precoz al ingreso de este tipo de paciente frágil de alto riesgo es fundamental no sólo para ofrecerle la atención compleja y especializada que precisa sino para planificar su alta hospitalaria y el manejo que requiere en el futuro. De esta forma disminuiremos los ingresos tan constantes de estos pacientes y mejoraremos su calidad de vida”, apunta el director general de Asistencia Sanitaria, Rafael Sotoca. “El papel de las unidades de corta estancia y su estrecha relación con los servicios de urgencias es fundamental para lograr este propósito en un panorama en el que la cronicidad y el envejecimiento de la población nos obligan a adoptar estrategias específicas”, agrega.

Entre otros objetivos, las unidades de corta estancia persiguen ordenar y minimizar el impacto de los ingresos urgentes, ofrecer una asistencia integral fuera de la hospitalización convencional y lograr disminuir las estancias hospitalarias cuando sea posible.

el presidente de SEMES, Juan J. González, ha explicado que en España, “los servicios de urgencias hospitalarios atienden cada vez a mayor número de pacientes frágiles, vulnerables, muchos de ellos ancianos con varias patologías crónicas que acuden de forma frecuente a los mismos a pesar de un adecuado control y seguimiento en Atención Primaria”.

“En muchas ocasiones, estos pacientes plantean incertidumbres diagnósticas y de evolución que se resuelven satisfactoriamente en un corto periodo de tiempo en las unidades de observación y/o en las unidades de corta estancia. En el caso de las UCE, la Comunitat Valenciana es referencia, según el estudio Regice, y en su inmensa mayoría dependen de los servicios de urgencias por la imprescindible continuidad de cuidados que requieren. Estas unidades evitan estancias e ingresos  innecesarios en los hospitales de agudos”, puntualiza.