Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:10
Martes, 07 de julio de 2015, a las 18:02
Redacción. Mallorca
Después de diez meses de colaboración de una de las farmacéuticas del Servicio de Farmacia del Hospital de Manacor con el Servicio de Urgencias, el resultado es de más de quinientos informes de conciliación de la medicación. Tal y como informa el Govern, dicha farmacéutica, Núria Galán, ha completado la revisión de más de 5.000 medicamentos y ha hecho 350 intervenciones y recomendaciones farmacéuticas.

Catalina Vadell, directora gerente del Hospital de Manacor.

Según explica esta profesional, “la conciliación de la medicación es un proceso que previene los errores de medicación en los puntos de transición del paciente, es decir, siempre que haya un cambio de responsable médico del paciente que implique la actualización del tratamiento, con lo que se eliminan los errores derivados de los fallos en la comunicación del tratamiento farmacológico del paciente”.

El objetivo de la conciliación es, por tanto, garantizar a lo largo de todo el proceso de la atención sanitaria que los pacientes reciban todos los medicamentos necesarios que tomaban previamente y adecuarlos a su situación actual y a la nueva prescripción establecida en el Hospital que ha originado la visita a Urgencias.

La implementación de programas de conciliación de la medicación es una necesidad y un estándar de calidad y seguridad en los centros sanitarios, según las recomendaciones de organismos sanitarios internacionales, asegura el Govern.

En este sentido, Núria Galán destaca que en el ámbito asistencial de un servicio de urgencias conocer y manejar la medicación habitual de los pacientes es más complicado, no solo a causa del propio escenario, pues suele haber una alta demanda asistencial, sino también a causa de la propia patología aguda de los pacientes, ya que el objetivo principal es dar respuesta a una demanda urgente. Por tanto, es fundamental que la conciliación de la medicación se haga en estos servicios. Hay que añadir que los farmacéuticos hospitalarios se forman cada vez más desde el punto de vista clínico y no solamente logístico, e intervienen cada vez más en las decisiones sobre la medicación de los pacientes.