Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:20

En Cataluña pesan más los recortes que la independencia

Medidas como el euro por receta han podido pasar factura al gobierno de Artur Mas

Lunes, 26 de noviembre de 2012, a las 10:34

Redacción. Barcelona
El paso anticipado por las urnas en Cataluña no ha salido como esperaba CiU. Los electores han castigado a la formación liderada por Artur Mas, que ha perdido 12 escaños (pasa de 62 a 50), quedando a expensas de pactos para poder dar estabilidad a la Generalitat en los próximos años.

Artur Mas, en su comparecencia tras saber el resultado.

Por lo reflejado en las urnas, para el electorado han pesado más los recortes que la propuestas independentista, y medidas impopulares como el euro por receta podrían haber hecho mella en los resultados de la formación nacionalistas. El propio Mas ha justificado los resultados en los dos años de gobierno en circunstancias "durísimas". Bien es cierto que otra formación de clara vocación indenpendentista, como es ERC, ha sido la ganadora de la noche del domingo, pasando de 10 diputados en 2010, a 21 en esta cita de 2012. Otras formaciones que han salido bien paradas de esta cita han sido ICV-EUiA (de 10 a 13 diputados) y Ciutatans (de 3 a 9). También el PP ha obtenido un saldo positivo ganando un escaño más en el Parlament (19). En el polo opuesto está el PSC de Pere Navarro, que deja de ser la segunda fuerza más votada en Cataluña (en beneficio de ERC), y de los 28 diputados de 2010 desciende hasta 20 en esta última consulta.

El escenario al que se llegaba a este 25-N ha estado marcado por la propuesta indenpendentista de Artur Mas, pero también por la difícil situación económica que atraviesan las arcas públicas de esta autonomía. Medidas como el euro por receta, o los impagos por parte de la Administración a las oficinas de farmacia, que provocaron jornadas de cierres hace algunas semanas, han venido a sumarse a notables recortes en la sanidad pública catalana, acostumbrada a protestas de profesionales y ciudadanos en centros de salud y en hospitales, sobre todo de las zonas más populares de Barcelona.

Deberá compartir el Gobierno

"Hay más de un millón de personas que nos han dado su apoyo, doblamos a la segunda fuerza política y la conclusión es que no hay gobierno alternativo que no pase por CiU, pero tampoco nos podemos hacer responsables únicos de la gobernabilidad del país", ha dicho Mas.

Por ello, ha afirmado que se ha de abrir un periodo de reflexión en la política catalana. "Yo asumiré la presidencia de la Generalitat, pero no tenemos la fuerza necesaria para liderar el proceso. Hasta ahora hemos ido muy solos, aunque la gente nos decía que debíamos ir acompañados. Necesitaremos la corresponsabilidad de alguna otra fuerza", ha confesado.