Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Lunes, 16 de marzo de 2015, a las 16:39
Redacción. Santander
El Servicio Cántabro de Salud (SCS) ha registrado 93 incidentes violentos notificados por los profesionales sanitarios de Atención Primaria, hospitales y 061 en su actividad diaria durante el pasado año, tres más que en 2013.

Carlos León.

Según ha explicado el director gerente del SCS, Carlos León, 48 incidentes tuvieron lugar en los centros de salud, 25 en Valdecilla, 14 en el Hospital Sierrallana y 6 en el Hospital de Laredo. Estos datos, ha añadido, reflejan un incremento en Atención Primaria en relación al año 2013, pasando de 37 a 48, y un descenso en el Hospital de Laredo, de 15 a 6, mientras que Valdecilla y el Hospital Sierrallana se mantienen en cifras similares.

Por género, en 2014 las mujeres han sufrido el 82 por ciento de las agresiones, que en un 62 por ciento de los casos fueron realizadas por un hombre.

Los insultos e injurias han sido en un 53 por ciento de los incidentes la causa más frecuente, seguida por las amenazas verbales (33 por ciento) y la agresión física (14 por ciento). Esta tendencia se mantiene en los 513 casos registrados entre 2008 y 2014. En el caso de las agresiones físicas registradas en 2014, un total de 13, la categoría profesional más afectada ha sido enfermería (4), celadores (4), médicos (2), auxiliares de enfermería (2) y fisioterapeuta (1).

En el total de los 93 incidentes registrados el pasado año, también han sido los profesionales de enfermería el personal que se ha visto involucrado con mayor frecuencia (40 incidentes), seguido por los médicos (26), auxiliares de enfermería (9), administrativos (7), celadores (6), fisioterapeutas (2), matronas (2) y trabajador social (1). Esta distribución es similar a los casos registrados entre 2008 y 2014.

El desacuerdo en la atención recibida ha sido el origen del incidente en 47 e los casos de 2014, motivo que se mantiene también como principal causa entre 2008 y 2014. Las dos terceras partes de estos incidentes han estado provocadas por el propio paciente y el resto por familiares o acompañantes.

En cuanto a las actuaciones posteriores, el director gerente del SCS ha señalado que de los 93 incidentes registrados en 2014, en el 90 por ciento de los ocurridos en Atención Primaria se ha remitido una carta a su autor, informándole sobre los derechos y deberes de los usuarios del sistema sanitario y sobre la normativa legal y los motivos de aplicación. Además, en uno de los casos se ha procedido a cambiar de cupo a un usuario y en otro se ha tramitado un expediente sancionador.

Ha destacado que en todos los casos se ha puesto a disposición de los profesionales la atención sanitaria, psicológica y jurídica que fuera precisa, aunque este tipo de actuaciones solo han sido necesarias en menos del 5 por ciento de los 513 casos registrados entre 2008 y 2014.

Tolerancia cero con las agresiones

Carlos León ha recordado que la Consejería de Sanidad y Servicios sociales, dentro de su política de tolerancia cero con las agresiones a profesionales sanitarios puso en marcha en marzo de 2014 el Plan de Prevención y Atención a Incidentes Violentos en el Ámbito Sanitario Público de Cantabria, documento que incluye medidas preventivas y actuaciones para hacer frente a estos incidentes.