Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:15

Los aspirantes sanitarios a dirigir el PSOE difieren de las políticas del partido para la salud

Un médico y un enfermero se postulan a liderar el partido, pero algunas de sus propuestas en este ámbito difieren radicalmente de la ideología del PSOE

Viernes, 27 de junio de 2014, a las 16:28
Cristina Alcalá. Madrid
Doce son los aspirantes que se postulan por la secretaría general del PSOE, una silla que actualmente está vacante después de que su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunciara que deja el cargo el próximo mes de julio y su escaño de diputado, a partir de septiembre.

Eduardo Madina, Pedro Sánchez, José Antonio Pérez Tapias, Alberto Sotillos, Manuel Pérez, Aurelio Belando, Antonio Gutiérrez, Manuel Castro, Florentino Chico, Carmen Franco, José Almudévar y José Bueno son los nombres de los candidatos que suenan para ser el próximo cabeza visible del principal partido de la oposición. Once hombres y una mujer, de los que únicamente dos de ellos son profesionales sanitarios: Manuel Pérez y Florentino Chico, oncólogo y enfermero respectivamente.

A la izquierda, Florentino Chico y a la derecha, Manuel Pérez.

Los aspirantes tienen hasta este viernes 27 de julio para recoger los 10.000 avales de militantes necesarios para postular su candidatura, una cifra superada por algunos como por ejemplo Madina o Sánchez, casi alcanzable por otros como Pérez Tapias, e imposible de superar, como reconocen a Redacción Médica algunos de ellos, por “tener menos popularidad y salir menos en televisión”. Los que lo consigan, tendrán diez días de campaña electoral, hasta el 13 de julio, momento en el que se realizarán las votaciones y se conocerá el nombre del nuevo secretario general del PSOE.

Iniciativas sanitarias en consonancia con el partido

En materia sanitaria, la gran mayoría de los aspirantes ya han dejado entrever sus propuestas como candidatos. Iniciativas que, por lo general, no se alejan demasiado del ideario político del PSOE y no suponen importantes giros: defensa de una sanidad pública, universal y gratuita, financiada a través de impuestos directos; prohibición de los copagos y de la privatización de servicios públicos; derogación el Real Decreto 16/2012 y en contra de modificar la ley del aborto, como plantea el Gobierno del PP. Pero además, casi todos ellos coinciden en señalar una reforma de la Constitución para incluir la salud y el acceso al sistema sanitario como derecho inquebrantable para los españoles.

Eduardo Madina y Pedro Sánchez.

Las ‘medidas alternativas’ de los candidatos sanitarios

No obstante, y como ha podido saber Redacción Médica, algunos de ellos proponen ‘medidas alternativas’ a las de las líneas oficiales del PSOE en materia sanitaria, e incluso, hacen autocrítica del partido. Los dos aspirantes con profesión sanitaria explican a este diario su particular visión de los problemas de su sector, así como las iniciativas que proponen para mejorar la calidad y la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Por ejemplo, en materia de desempleo sanitario y de déficit en financiación, tanto Manuel Pérez, oncólogo del Hospital de Granada, como Florentino Chico, enfermero del Servicio de Urgencia Médica de Madrid (Summa), coinciden en señalar que sería necesario recortar en otras partidas presupuestarias del Estado, como en defensa o en sueldos públicos, e inyectar más dinero a los servicios públicos del país.

Ambos tampoco comprenden cómo el Ministerio de Ana Mato ha bloqueado la vacuna de la varicela en el territorio español, tratamiento que actualmente no suministra la Administración a las comunidades autónomas. Tanto Pérez como Chico, desde su posición de personal sanitario, creen que debe ser el médico el que decida si se suministra o no, y no “una decisión puramente política”.

La ley del aborto, también a debate entre los candidatos

Aunque en otros temas que también les afectan de lleno profesionalmente no tienen una opinión común. En materia de copago, Pérez no contempla la implantación de esta medida para paliar el desfase en los presupuestos públicos. En cambio, Chico no cierra la puerta a implantarlo en el sistema sanitario español como técnica de disuasión contra el abuso que, según él, realizan algunos pacientes, especialmente con los medicamentos.

Sobre el aborto, estos dos candidatos también difieren en su discurso. Mientras que Pérez prefiere mantener la ley de plazos aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y dejar que sea la mujer la “única que decida si quiere abortar o no”, Chico prefiere derogar ambas, tanto la de plazos como la reforma del actual Ejecutivo, y crear una nueva eliminando cualquier tipo de prejuicio en base a creencias religiosas o por fines electorales. “Estas leyes hay que tratarlas con el corazón y no por conseguir votos”, explica.