Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50
Lunes, 20 de abril de 2015, a las 15:29
Redacción. Palma
La Unidad de Transporte Pediátrico del Hospital Universitario Son Espases realizó 91 traslados aéreos y 174 terrestres durante 2014. La mayor parte de éstos están motivados por patologías respiratorias y prematuridad. Durante el año pasado, la Unidad de Transporte Pediátrico de Baleares (UTPB) ha realizado, por primera vez en España, el traslado de un paciente asistido con ventilación de alta frecuencia oscilatoria.

La UTPB es una unidad de referencia nacional en el transporte de pacientes neonatales y pediátricos. El Manual para la Estabilización y el Transporte de Niños y Neonatos Críticos (creado por la UTPB) ha alcanzado las 12.000 descargas en Internet. La Unidad es un centro de formación de residentes provenientes de diversos hospitales peninsulares.

Por otro lado, la Unidad de Transporte Pediátrico del Hospital Universitario Son Espases realizó el año 2014, 1.029 intervenciones. De éstas, 174 fueron transportes de pacientes pediátricos por vía terrestre y 155 de ellas fueron catalogadas como urgentes o de pacientes en estado grave. En cuanto al transporte aéreo, se realizaron 91 traslados, 82 de ellos, catalogados como urgentes. El resto corresponde a actuaciones dentro de Son Espases donde está integrada la UTPB junto con las unidades de Medicina Intensiva del Servicio de Pediatría. Durante el año 2015, se han realizado 29 traslados terrestres y 42 aéreos.

La Unidad, con base en Son Espases y en el aeropuerto de Son Sant Joan, tarda una media de 41 minutos en estabilizar el paciente en el hospital de origen antes de proceder al traslado. Entre las operaciones más complicadas realizadas por la UTPB, destaca una de alta dificultad, el traslado de una paciente pediátrica asistida con ventilación de alta frecuencia oscilatoria (VAFO).

El grado de complejidad de la intervención fue máximo y la logística para todo el operativo muy grande, con implicación fundamental del SAMU 061 y de la Guardia Civil, que, para ayudar al traslado de la paciente, activó una alerta verde (un dispositivo especial que sirve para despejar el tráfico, en la ruta que une Son Espases con el aeropuerto de Son Sant Joan, y para facilitar así el transporte del paciente en la UVI móvil).

Una vez en el aeropuerto, se completó el traslado en el avión ambulancia del SAMU 061. Durante toda la operación, la paciente estuvo asistida por profesionales de La Unidad de Transporte Pediátrico de Baleares. Otro traslado destacado por la rapidez del operativo fue el de un recién nacido diagnosticado, a las pocas horas de vida, de una cardiopatía congénita grave que requería una intervención urgente. El diagnóstico, el traslado efectuado por la UTPB y la realización del cateterismo terapéutico en un centro sanitario de referencia peninsular se realizó en tan sólo seis horas.